10 mujeres no tan conocidas pero que cambiaron la ciencia para siempre

7

La mayoría de la gente ha oído hablar de Marie Curie y Rosalind Franklin, Jane Goodall y Sally Ride, pero por cada científica cuyo trabajo ha sido reconocido y celebrado, hay miles que han sido olvidados accidental o deliberadamente.

Para algunos, eso podría cambiar, gracias al libro, “Mujeres en la ciencia: 50 pioneras audaces que cambiaron el mundo”, de la artista Rachel Ignotofsky. Si bien destaca a algunas de las mujeres clásicas en la ciencia, también se perfilan algunas caras menos familiares, y descubrimientos.

Aquí una decena de ellas.

Florence Bascom: nos ayudó a entender cómo se forman las montañas

Florence Bascom (1862-1945) descubrió su amor por la geología en un viaje de su infancia con su padre y un amigo geólogo suyo. Trabajó para el Servicio Geológico de los Estados Unidos, especializándose en la meseta del Piamonte entre los Apalaches y la llanura costera del Atlántico. Fue elegida como una de las 100 mejores geólogas en 1906 en una edición de una revista llamada, irónicamente, American Men of Science. Además de su investigación, también enseñó a varios geólogos importantes de la próxima generación en Bryn Mawr College. 

 

Cecilia Payne-Gaposchkin: descubrió de qué estaba hecho el Sol

Celia Payne-Gaposchkin (1900-1979) fue la astrónoma que descubrió que el sol está hecho de hidrógeno y helio.

Fue a la universidad en Gran Bretaña para botánica, y luego asistió por casualidad a una conferencia impartida por un físico prominente, que encontró tan intrigante que cambió de campo (el profesor, Arthur Eddington, se convirtió en un mentor importante para ella). Se mudó al otro lado del Atlántico para estudiar en Harvard, donde pasó el resto de su carrera.

Su disertación fue llamada “la tesis de doctorado más brillante jamás escrita en astronomía”. Además de nuestro sol, también estudió estrellas variables, tomando más de un millón de fotografías con su equipo.

Rita Levi-Montalcini: hizo un gran avance en la comprensión del sistema nervioso

Rita Levi-Montalcini (1909-2012) fue la primera ganadora del Premio Nobel en alcanzar la edad de 100 años. Nacida en Italia, convenció a su padre para que le dejara estudiar medicina.

Durante la persecución judía y la Segunda Guerra Mundial, tuvo que abandonar su universidad y eventualmente huir al campo con su familia, pero siguió trabajando en ciencias, disecando embriones de pollo.

Después de la guerra, se mudó a los Estados Unidos, donde descubrió el factor de crecimiento nervioso, que guía el desarrollo del sistema nervioso. Más tarde se convirtió en una senadora italiana de por vida.

Chien-Shiung Wu: Ayudó a descubrir cómo enriquecer uranio

Chien-Shiung Wu (1912-1997) creció en China, luego se mudó a los Estados Unidos para sus estudios de doctorado.

Fue reclutada por el Proyecto Manhattan durante la Segunda Guerra Mundial. Durante su entrevista para el trabajo de alto secreto, fue capaz de adivinar lo que estaban investigando a partir de una ecuación que quedó en una pizarra.

Ayudó a descubrir cómo enriquecer uranio para alimentar bombas nucleares. Fue rechazada por el comité del Premio Nobel por su trabajo que muestra que la naturaleza no siempre es simétrica. (El premio fue otorgado a dos hombres que primero hicieron flotar la idea, a pesar de que ella fue quien lo demostró experimentalmente).

Katherine Johnson: Calculó el camino de vuelo del Apollo 11 hacia la Luna

Katherine Johnson (1918-) hizo los cálculos que lanzaron la misión tripulada Mercury en órbita alrededor de la Tierra y calculó la trayectoria de vuelo para que la misión Apolo 11 aterrice en la luna.

Ella también ayudó a escribir el primer libro de texto sobre el espacio.

Cuando era niña, le encantaba contar, y desde ese trampolín se graduó en la universidad a los 18 y pasó tres décadas en la NASA.

Rosalyn Yalow: Desarrolló una técnica que prueba diabetes, defectos de nacimiento y más

Rosalyn Yalow (1921-2011) pasó la mayor parte de su vida en la ciudad de Nueva York. Ella y su compañero de laboratorio desarrollaron una técnica para estudiar las hormonas que aún se usa hoy en día, llamada radioinmunoensayo.

Usaron el proceso para diferenciar entre diabetes tipo 1 y tipo 2. También puede determinar si un niño por nacer tiene ciertos defectos de nacimiento y sirve además para asegurarse de que los suministros en los bancos de sangre estén limpios.

Esther Lederberg: descubrió que las bacterias mutan al azar

Esther Lederberg (1922-2006) estudió las bacterias y los virus, ayudándola a trabajar mediante la invención de una técnica llamada plaqueado de réplicas, que facilitó el estudio de ciertas colonias bacterianas en un conjunto de placas de Petri.

La técnica contribuyó a un Premio Nobel para su esposo.

A partir de este trabajo, confirmó que las bacterias mutan al azar, incluida la adquisición de resistencia a determinados antibióticos antes de haber estado expuestos a ese químico en particular.

También descubrió un tipo de virus llamado bacteriófago lambda, que se encuentra en cantidades bajas en una célula hasta que la célula muere por otras causas. Ahora se usa como modelo para virus humanos como herpes y virus tumorales.

Annie Easley: Ayudó a escribir el código detrás del sistema de cohetes Centauro

Annie Easley (1933-2011) planeaba convertirse en enfermera, pero se inspiró para trabajar para el precursor de la NASA cuando leyó un artículo sobre gemelas locales que trabajaban allí como computadoras humanas.

Primero se convirtió en matemática y luego en programadora de computadoras, trabajando particularmente en el código para el lanzacohetes Centauro y el sistema de navegación.

También instruyó a niños de las zonas urbanas necesitadas (anteriormente había ayudado a los vecinos a aprender a pasar las pruebas de votación de Jim Crow) y trabajó en temas de energía.

May-Britt Moser: descubrió cómo nuestros cerebros hacen mapas mentales

May-Britt Moser (1963-) ayudó a descubrir las celdas de la cuadrícula, las células nerviosas especiales en el cerebro que crean mapas mentales de los lugares en los que hemos estado, trabajo que ganó el Premio Nobel.

Como psicóloga en Noruega, comenzó a estudiar los cerebros de las ratas, particularmente cuando completaron laberintos. También ha estudiado cómo el cerebro filtra información innecesaria para enfocarse en problemas particulares y qué sucede cuando tu cerebro piensa que estás en un lugar donde no estás.

Francoise Barre-Sinoussi: ayudó a determinar la causa del SIDA

Francoise Barre-Sinoussi (1947-) es una científica francesa que ayudó a descubrir el VIH y determinar que el virus causa el SIDA.

Ella había estado estudiando retrovirus y se le pidió que se uniera a un equipo que buscaba determinar si el SIDA era causado por uno (lo es, como ella determinó en dos semanas).

Luego investigó cómo el sistema inmune responde al VIH y al SIDA con la esperanza de encontrar una cura. A pesar de que se retiró el año pasado, todavía es abierta al alentar al mundo a unirse contra el SIDA y luchar contra el estigma que rodea la enfermedad.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider. Puedes ver el artículo completo aquí.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

7 comentarios

  1. Bastante interesante. Como un punto a tomar en cuenta; como el punto de la participación femenina en la ciencia. Saludos, Titus.

  2. Me emociona el solo leer las grandes hazañas que estas mujeres han logrado en la ciencia! Apuesto por un futuro con más mujeres en este campo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: