5 increíbles datos sobre los colibríes

Publicado el
5 increíbles datos sobre los colibríes

Colibrí cola de espátula de Amazonas. (Ikam Expeditions)

No creo que exista una sola persona en el mundo que no se haya sentido encantada o atraída por un colibrí. Esta pequeña ave de llamativos colores y peculiar forma de volar solo habita en América y se la conoce por muchos nombres, como picaflor, quinde, zumbador, tucusitos, beijaflor y muchos más pero si deseas, puedes llamarlo por su denominación científica: Trochilidae, que es el nombre de familia de estas aves.

Si sigues leyendo, podrás enterarte de más datos curiosos sobre ellos.

Familia numerosa

La familia Trochilidae está constituida por más de 340 especies de colibríes, separadas en dos grandes grupos. El primer grupo, el de los fetornitinos (Phaethornithinae), cuyos miembros son conocidos como colibríes ermitaños, o simplemente ermitaños,  se caracteriza porque sus miembros carecen de colores llamativos e iridiscentes y tienen un pico largo y curvo, el cual está adaptado a la morfología de las plantas de las que suelen alimentarse. Este grupo es el menos numeroso ya que lo conforman aproximadamente 34 especies. Las otras más de 300 especies pertenecen al grupo de los troquilinos (Trochilinae) o colibríes propiamente dichos.

Ermitaño Phaethornis guy (Mike Baird)
Vuelo olímpico

Los colibríes se caracterizan por la velocidad con la que vuelan y por el zumbido que emiten mientras baten sus alas. En un vuelo regular, pueden llegar a mover las alas cerca de 80 veces por segundo. Esta cifra de por sí ya es impresionante, pero cuando el colibrí macho quiere atraer a una hembra acelera el aleteo y sobrepasa las 200 veces por segundo. Además, los colibríes son las únicas especies de aves que pueden volar en varias direcciones: hacia adelante, atrás, arriba y abajo. Y por si esto fuera poco, en ocasiones alcanzan a volar más de 90 kilómetros por hora.

Azúcar para vivir

Una de las claves para su impresionante vuelo es el azúcar que obtienen del néctar de las flores; este es su principal alimento. Al ser carbohidratos de cadena corta, a partir de ellos se puede obtener energía con facilidad.  Aunque, es importante que se sepas que también pueden complementar su dieta con pequeños insectos y arácnidos. De hecho son muy comelones. Al día, los pequeños colibríes, pueden consumir hasta tres veces su peso corporal en comida.

flying hummingbird, Southern California
Lengua de serpiente

Hasta hace algunos años, la comunidad científica tenía una idea errónea sobre cómo los colibríes tomaban el néctar de las flores. Se pensaba que el líquido era ingerido por capilaridad; sin embargo, en el 2011 un grupo de investigadores demostró que no es así. Curiosamente, la lengua del colibrí se desenrolla para llegar al líquido y una vez que entra en contacto con éste, cambia de forma. Se vuelve bífida. Como la de una serpiente. De esta forma la lengua atrapa el néctar y se retrae inmediatamente depositando así el líquido en su boca.

El más pequeño

El colibrí más pequeño, que, de hecho, es el ave más pequeña del mundo, vive en Cuba y no pesa más de dos gramos y medio. Desde la punta del pico hasta la cola mide 5 cm. Su  nombre es Mellisuga helenae pero le dicen «zunzuncito». En contraste, el colibrí gigante de Perú y Chile puede alcanzar los 18 cm.

Zunzuncito Mellisuga helenae en Cuba. (Jesús Reina Carvajal)

El colibrí no es un ave amenazada pero su entorno natural sí. Cuidando su hábitat, protegemos a estas importantes aves polinizadoras.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *