¿A dónde se va el color cuando se desvanece con el Sol?

Publicado el
¿A dónde se va el color cuando se desvanece con el Sol?

Cuando exponemos algunos productos al Sol-por ejemplo ropa- durante un tiempo prolongado, los colores comienzan a desvanecerse. ¿Qué ocurre allí?

Un material obtiene su color debido a regiones de su estructura molecular conocidas como ‘cromóforos‘, los cuales absorben fotones de luz visible en longitudes de onda particulares. Los fotones no absorbidos se vuelven a emitir y la longitud de onda de ellos determina el color que vemos.

Con el tiempo, la exposición a los fotones de mayor energía de luz solar puede dañar la estructura de los cromóforos de un material, afectando su capacidad para emitir fotones en determinadas longitudes de onda. Por ejemplo, los materiales rojos son particularmente susceptibles a desvanecerse con la luz solar. Los cromóforos de estos materiales emiten luz roja absorbiendo fotones de todas las demás longitudes de onda.

Entre estos fotones absorbidos encontramos a los que están en el extremo azul, y de mayor energía, del espectro. Los materiales rojos también son buenos absorbentes de fotones de luz ultravioleta (UV), los cuales aún tienen energías más altas. El resultado es que los cromóforos emisores de rojo se degradan a un ritmo más rápido, provocando el desvanecimiento. En pocas palabras, el color no «va» a ninguna parte cuando los materiales se desvanecen; simplemente, los cromóforos no lo emiten tan bien.

Ahora, por otro lado, cuando la ropa se moja parecería que los colores oscurecen un poco. ¿Es por el mismo efecto? Todo indica que hay una relación similar.

Los físicos John Lekner y Michael Dorf de la Universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda, demostraron que el efecto de oscurecimiento es el resultado de una tela áspera y absorbente. Cuando la luz incide en cualquier superficie, parte de ella se refleja en nuestros ojos.

Pero la ropa húmeda tiene una fina capa de agua en su superficie (que se mantiene en su lugar por la rugosidad del material), haciendo que más rayos de luz reflejados se desvíen -‘refractan’- fuera de curso. Parte de la luz también se refleja en la película de agua o se dispersa por los pequeños agujeros llenos de agua en la tela.

El efecto combinado es una reducción en la cantidad de luz que llega a nuestros ojos, generando así que la tela luzca más oscura.

Fuente: Sciencefocus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *