A pesar de su enorme peso, los dinosaurios más grandes se apoyaban solo sobre sus patas delanteras

Publicado el
A pesar de su enorme peso, los dinosaurios más grandes se apoyaban solo sobre sus patas delanteras

Parece ser que los dinosaurios más grandes de la historia apoyaban su gran peso solo sobre sus patas delanteras mientras nadaban. Los enormes saurópodos han estado envueltos por un misterio durante décadas, desde que Roland T. Bird identificó algunas huellas extrañas.

Las huellas descubiertas en 1940 en el condado de Bandera, Texas, eran solo manus, es decir, huellas de extremidades delanteras, no las traseras, pes. «Sin duda fueron hechas por un saurópodo, pero como yo los interpreto, hechas por un individuo mientras nada», escribió Bird en una carta.

Esta hipótesis desafiaba lo que se conocía sobre los saurópodos y la física básica. Los gigantes dinosaurios, también conocidos como lagartos del trueno, necesitaban cuatro patas gruesas y poderosas para sostener y transportar sus enormes cuerpos.

Reavivar el debate

Por ello, la interpretación de Bird sobre un saurópodo nadador con el tiempo fue olvidada. Fue sepultada por los nuevos descubrimientos paleontológicos que describían a los saurópodos como animales terrestres y no acuáticos.

Sin embargo, las grandes huellas no pueden simplemente omitirse del registro fósil. Debido a la evidencia, se pensó que las patas delanteras son las únicas que dejan las marcas en el suelo. Las extremidades traseras soportan menos peso y por lo tanto se imprimen menos en el suelo y sedimentos.

Por otra parte, hay quienes no descartaron del todo la imagen de un saurópodo nadando en cuerpos de agua poco profundos y apoyándose sobre sus patas delanteras. Quizá por la proyección simpática de la imagen o por la aparición de otras huellas que revivía el debate.

En realidad es lo segundo. En 2007 se identificó un conjunto de huellas en una cantera de piedra caliza llamada Coffee Hollow, en Texas. Esta cantera es parte de la formación Glen Rose que conserva huellas de millones de años. Los equipos de la Universidad Purdue de Fort Wayne y el Museo de Ciencias Naturales de Houston investigaron las huellas que aún no se sabe a qué tipo de saurópodo pertenecían. Aunque podría ser un tipo de dinosaurio diferente a los responsables de otras huellas de solo manus vistas anteriormente.

Misterio sin resolver

Los dueños de las huellas podrían ser de los saurópodos más grandes, pues miden hasta 70 centímetros de largo y ancho. Pero es imposible saber con certeza si se trata de una locomoción especial, según dicen los investigadores:

«Una mayor presión diferencial ejercida sobre el sustrato por las patas delanteras que las traseras probablemente explica las huellas de Coffee Hollow, al igual que otras huellas de saurópodos exclusivas de manus. Pero la posibilidad de que indiquen una locomoción inusual no puede descartarse en la actualidad«.

Además, en su estudio publicado en el 2019, agregan lo siguiente:

«Aunque la hipótesis de un comportamiento inusual no implica necesariamente ‘nadar’, vale la pena considerar la posibilidad de que Bird haya tenido razón al pensar que los rastros de saurópodos de la Formación Glen Rose solo fueron creados por dinosaurios que estaban vadeando en agua lo suficientemente profunda para que sus hacedores tirasen de sus patas delanteras, mientras sus patas traseras flotaban sobre el fondo «.

No podemos resolver el misterio aún, pero los sedimentos siempre tienen  algo para contarnos sobre los gigantes que alguna vez dejaron sus huellas en la Tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.