ADN revela que joven guerrero escita era en realidad una niña de 13 años

Publicado el
ADN revela que joven guerrero escita era en realidad una niña de 13 años

La cultura popular ha elevado la idea de «amazona» necesariamente como una mujer guerrera, dejando de lado otro tipo de explicaciones. Por ejemplo, historiadores de nuestra era como Robert Graves detallan distintos tipo de orígenes y descripciones.

Sin embargo, la imagen más aceptada es que las “amazonas” eran de un antiguo pueblo guerrero.

Una de sus ubicaciones más reconocidas – aunque no necesariamente cierta – es la frontera entre las tierras griegas y los pueblos escitas – de origen iraní.

Lo cierto es que los escitas fueron un pueblo que dominaron la estepa euroasiática en el primer mileno antes de Cristo. Según las crónicas de la época, entre sus soldados también se encontraron mujeres que cabalgaban hacia las batallas.

En 1988 se descubrió en la República de Tuvá (Siberia) un entierro de la Edad de Hierro ubicado en el yacimiento de Saryg-Bulun. Entre las personas enterradas encontraron a un niño cuya piel se encontraba en buen estado. Llevaba además un tocado en cuero rojo, un abrigo y hebillas de bronce. Lo acompañaba un carcaj de cuero con flechas y decorados con adornos pintados. Estas eran las armas de la época.

Tras treinta años de estudios, el análisis de ADN reveló que el esqueleto no era masculino, sino de una joven de 13 años. Este estudio ha sido publicado por la Academia Rusa de las Ciencias. Incluso de los otros seis esqueletos, tres eran mujeres y una fue sepultada como si montara a caballo.

Ciertamente podemos decir que estas mujeres eran guerreras que iban a caballo”, afirma con entusiasmo Valerii Guliaev, líder de la expedición. El equipo halló que el túmulo funerario contenía 30 puntas de flecha de hierro y que una de las guerreras, la más mayor, se llevó a la tumba una corona de oro y una daga.

 

Estas diademas se han encontrado en poco más de dos docenas de lugares y todas estaban en el tzar, túmulos no muy ricos de la zona esteparia de Escitia. Pero esta es la primera vez que encontramos en el entierro una amazona”, señala en un comunicado el especialista.

Las cuatro mujeres enterradas tenían diferentes edades: dos eran jóvenes, una entre los 20 y los 29 años y otra entre los 25 y los 35 años; había una adolescente de 12 a 13 años; y una mujer de 45 a 50 años (en época escita, la esperanza de vida se situaba entre los 30 y los 35 años). El entierro de todas ellas se realizó simultáneamente.

Las Amazonas son un fenómeno escita y, en la última década, nuestra expedición ha descubierto aproximadamente 11 entierros de mujeres jóvenes armadas. Todos los rituales de sepultura que generalmente se hicieron para los hombres se realizaron también para ellas. Esta es la primera vez, sin embargo, que nos topamos cuatro amazonas de edades tan diferentes”, concluye Guliaev.

Fuente: ScienceAlert 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *