Antiguas rocas australianas sugieren que los continentes empezaron a cambiar antes de lo que se pensaba

Publicado el
Antiguas rocas australianas sugieren que los continentes empezaron a cambiar antes de lo que se pensaba

(Jeff Schmaltz/NASA)

La tectónica de placas es una característica que, hasta donde sabemos, es exclusiva de la Tierra. La superficie exterior de nuestro planeta está dividida en 15 bloques rígidos de corteza que se empujan uno contra el otro. El movimiento de estos bloques ha dado forma a continentes, océanos y montañas. No está claro cuándo comenzó la tectónica en la Tierra, pero una nueva investigación publicada en Science Advances ha encontrado evidencia que sugiere que se estaban moviendo al menos hace 3 200 millones de años, mucho antes de lo que se pensaba.

El estudio buscó pistas en las rocas antiguas de Australia Occidental, específicamente en un cratón conocido como Honeyeater Basalt, una de las piezas mejor conservadas de la corteza terrestre, que data de más de 3 mil millones de años. Un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de Harvard estudió las rocas y encontró una deriva latitudinal de 2.5 centímetros por año durante un período de 170 millones de años. Eso es consistente con la velocidad con que se mueven las placas tectónicas en la Tierra moderna.

Su trabajo se suma al creciente catálogo de evidencia que sugiere un punto de partida mucho más temprano para la tectónica de placas de la Tierra, en algún momento entre 2 y 4 millones de años atrás. Anteriormente, no se había proporcionado evidencia para adelantar la fecha hace 2 700 millones de años, pero esta nueva investigación sugiere que hace unos 3 200 millones de años esto ya estaba sucediendo.

«Básicamente, esta es una pieza de evidencia geológica para extender el registro de la tectónica de placas en la Tierra más atrás en la historia de la Tierra», dijo Alec Brenner, uno de los autores principales del estudio en un comunicado. «Según la evidencia que encontramos, parece que la tectónica de placas es un proceso mucho más probable que haya ocurrido en la Tierra primitiva, y eso argumenta a favor de una Tierra que se parece mucho más a la actual de lo que mucha gente piensa».

El hallazgo es intrigante, pero es probable que sea necesario investigar más pruebas antes de poder confirmarlo. El movimiento que indica el movimiento tectónico detectado en las muestras podría explicarse por otros fenómenos, como un cambio en los verdaderos polos del planeta. Sin embargo, el equipo cree que la evidencia está a favor de la tectónica temprana y ahora están planeando la mejor manera de probar esto. Recolectar muestras de lugares igualmente antiguos ayudará a confirmar o negar el origen de estos movimientos.

La tectónica de placas es importante para la vida. El movimiento de la corteza crea nuevas masas de tierra, y esas rocas recién expuestas reaccionan con la atmósfera de la Tierra. Estas reacciones químicas han sido clave para la estabilización del clima de la Tierra y la temperatura de la superficie (crucial para la vida) durante miles de millones de años.

Fuente: Science Alert. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *