Astronautas en la ISS por fin encuentran de dónde se está escapando el aire de la estación

Publicado el
Astronautas en la ISS por fin encuentran de dónde se está escapando el aire de la estación

Estación Espacial Internacional / NASA

Aunque la Estación Espacial Internacional (ISS) pierde algo de aire perpetuamente, en setiembre pasado las agencias espaciales notaron que ese flujo había aumentado. Por eso decidieron buscar el origen de la fuga. Luego de varias pasadas y revisiones infructuosas, finalmente encontraron la fuente.

A fines de agosto, los tres miembros de la tripulación a bordo de la estación, se guarecieron en un módulo y sellaron los demás. Después de cerrar las escotillas, realizaron pruebas de fugas en cada sección. Pero sus datos no revelaron filtraciones en esas secciones.

Eso deja solo dos módulos que podrían tener fugas: los módulos Zvezda y Poisk. La tripulación no probó estas secciones porque estaban dentro de ellos mientras monitoreaban el resto de la estación.

El módulo de servicio Zvezda, proporciona soporte vital al lado ruso de la estación. Mientras que el Poisk Mini-Research Module 2, sirve como puerto para atracar naves espaciales. Además, sirve como un lugar donde los astronautas se preparan para las caminatas espaciales.

Emergencia 

Finalmente, la tripulación encontró la fuga en una de las secciones sospechosas. El lunes por la noche, los controladores de vuelo de NASA despertaron a los astronautas porque la fuga de aire parecía haber crecido rápidamente y el control de tierra quería encontrarla.

Entonces, el astronauta Chris Cassidy y los cosmonautas Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner probaron los módulos faltantes cerrando las escotillas entre cada uno y usando un detector de fugas ultrasónico para recolectar datos durante la noche. La herramienta mide el ruido causado por un flujo de aire demasiado silencioso para que los humanos lo escuchen.

Para el martes en la mañana ya se habían dado cuenta de que la fuga estaba en el módulo de servicio Zvezda. Esta sección proporciona oxígeno y agua potable a esa mitad de la estación, y está equipada con una máquina que limpia el CO2 del aire. El módulo contiene los dormitorios, el comedor, el frigorífico, el congelador y el baño de la sección.

Así mismo, el módulo se conecta directamente a la nave espacial Soyuz. Por eso, las agencias inicialmente dudaron en sellar y probar esa sección. Ivanishin, Cassidy y Vagner podrían haber necesitado usar esa nave para regresar a la Tierra en caso de emergencia. Sin embargo, para el lunes en la noche, se decidió que valía correr ese riesgo.

Lugar exacto

NASA y Roscosmos aún no han identificado la fuente de la fuga dentro del módulo, pero saben que está en el “compartimiento de trabajo” Zvezda. “Se están realizando trabajos adicionales para localizar con precisión la fuente de la fuga”, escribió NASA en su blog el martes por la mañana.

Sin embargo, la agencia agregó que una investigación adicional reveló que la fuga “no representa un peligro inmediato para la tripulación”. Según NASA, la tasa de fuga actual representa solo una ligera desviación del horario de la tripulación.

Eso es porque la fuga en realidad no cambió de repente. El cambio detectado esta semana resultó estar relacionado con “un cambio temporal de temperatura” a bordo de la estación, escribió la NASA.

Esta no es la primera vez que se encuentra una filtración en la ISS. En agosto del 2018, los miembros de la tripulación descubrieron un hoyo de perforación de 2 milímetros en parte de una nave espacial rusa Soyuz que estaba acoplada a la estación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.