Astrónomos anuncian el descubrimiento de 12 nuevas lunas alrededor de Júpiter

3

Los astrónomos que están constantemente en búsqueda de cosas nuevas en el sistema solar han recibido una enorme e inesperada sorpresa: el descubrimiento accidental de 12 lunas previamente desconocidas orbitando Júpiter. Esto hace que el total de las lunas conocidas de Júpiter aumente a 79.

El equipo, dirigido por el astrónomo Scott S. Sheppard de la Carnegie Institution for Science, estaba usando telescopios basados ​​en tierra para buscar evidencia del misterioso planeta Nueve, cuando accidentalmente descubrieron estos nuevos cuerpos. “Cuando las vimos por primera vez, tuvimos que observarlas nuevamente un mes después y luego un año más tarde para confirmar que en realidad estaban en órbita alrededor de Júpiter, dijo.

Basado en las observaciones del equipo, Gareth Williams del Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional fue capaz de calcular las órbitas de las lunas. Nueve de ellas, que se encuentran en las órbitas más lejanas de Júpiter, están en tres grupos distintos, tomándoles dos años terrestres darle la vuelta al gigante gaseoso.

Estas lunas también tienen una órbita retrógrada, o en el sentido contrario a la rotación de Júpiter sobre su eje. Esto no es inusual – de hecho, la mayoría de las lunas retrógradas de Júpiter son conocidas, y se cree que son asteroides o cometas se formaron originalmente cerca del gigante de gas y capturados cuando se acercaban demasiado.

“Estas lunas son los últimos restos de los componentes básicos de los planetas gigantes, los demás materiales en la región del planeta gigante probablemente cayeron en ellos para ayudar a formarlos”, dijo Sheppard.

“Creemos que originalmente había sólo tres lunas retrógradas y se separaron en más a través de colisiones con otros objetos. ¿Cuáles fueron esos otros objetos ha sido un misterio.”

Pero una de las lunas recién descubierta – y la más extraña – ofrece una nueva pista. De las doce, solo tres lunas orbitan en la dirección prógrada, y están más cerca de Júpiter. Dos de ellas son bastante normales. Son parte de un grupo más grande, todas con distancias y ángulo de inclinación similares, teniendo poco menos de un año en órbita alrededor de Júpiter. Los astrónomos creen que una vez fueron parte de una luna más grande que se rompió. Pero la última luna es muy extraña.

“Nuestro otro descubrimiento es una verdadera excéntrica y tiene una órbita como ninguna otra que se conoce en Júpiter”, dijo Sheppard.

(Roberto Molar Candanosa/Carnegie Institution for Science)

Tentativamente llamada Valetudo (en español Higía), nombre de la diosa romana de la salud y la limpieza, y bisnieta de Júpiter, la luna es más distante y más inclinada que el grupo prógrada de las lunas interiores.

Se tarda alrededor de 18 meses en orbitar alrededor de Júpiter y su órbita pasa a la de la luna retrógrada, lo que hace muy probable que existan colisiones. O sea esta luna excéntrica es un gran peligro para las otras. Debido a que está orbitando en la dirección opuesta de las nueve “nuevas” lunas retrógradas, y en su camino, existe un alto riesgo de que llegará a alguna de ellas.

“Esta es una situación inestable”, dijo Sheppard. “Un choque frontal rompería rápidamente y molería los objetos hasta hacerlos polvo.” Aunque algunas de las lunas de Júpiter, incluyendo Valetudo, podría haberse formado a partir de colisiones de este tipo.

Aunque los investigadores no están seguros de si esto es exactamente lo que ocurrió, la comprensión de cómo y cuándo se formaron las lunas de Júpiter podrían ayudar a los científicos a entender mejor el sistema solar en su conjunto.

Por ejemplo, una gran cantidad de gas y polvo empujaría muy pequeñas lunas  (entre 1 y 3 kilometros de diámetro) hacia el planeta. Esto significa que dicho gas y el polvo no podrían haber estado presentes ntes, cuando una gran luna chocó y creó estas pequeñas lunas. Así, por esa lógica, lunas de pequeño tamaño como estas tienen que haberse formado después de la era de la formación planetaria, un momento en el que un disco de gas y polvo se arremolinaba alrededor del sol y los planetas.

Fuente Space.com

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

3 comentarios

  1. Maravilloso! Si estas lunas llegasen a colisionar unas con otras, sus restos de materia con la rotación de miles de años pudiesen formar anillos como en Saturno?

    • Pues sin importar si estas u otras chocan entre sí, de quedar grabado en video con una respetable resolución, disfrutaríamos de un espectáculo sin precedentes. Muy buena idea para “pedir un deseo”, cuando vea mi próxima estrella fugaz. ¡ Saludos !

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: