Astrónomos descubren que Marte tiene una extraña influencia en los océanos de la Tierra

Publicado el
Astrónomos descubren que Marte tiene una extraña influencia en los océanos de la Tierra

Sur de Marte / CNSA

Investigadores han descubierto cómo la danza gravitacional entre la Tierra y Marte impacta de manera significativa en los ciclos oceánicos terrestres. Según un estudio publicado en Nature Communications, estas interacciones generan cambios cíclicos en las corrientes oceánicas profundas, con un patrón que se repite cada 2,4 millones de años.

«Nos sorprendió encontrar ciclos de 2,4 millones de años en nuestros datos sedimentarios de aguas profundas. La única explicación plausible es su conexión con los ciclos orbitales de Marte y la Tierra alrededor del Sol», afirmó la geocientífica Adriana Dutkiewicz de la Universidad de Sydney. Este gran hallazgo podría ser clave para predecir las futuras condiciones climáticas de nuestro planeta.

 

Ciclos de Milankovitch

La investigación ofrece una nueva perspectiva sobre los factores que afectan el clima de la Tierra, más allá de los ciclos de Milankovitch, que son influenciados principalmente por Júpiter y Saturno. Estos ciclos, aunque importantes para entender las eras glaciales, ocurren con mucha más frecuencia y no están directamente relacionados con el cambio climático actual provocado por la actividad humana.

La resonancia gravitacional entre los planetas del Sistema Solar, un fenómeno estudiado por el geofísico Dietmar Müller, también de la Universidad de Sydney, juega un papel crucial en estos ciclos. «La interferencia entre los campos gravitacionales de los planetas altera la excentricidad de sus órbitas, lo que a su vez puede influir en el clima terrestre», explicó Müller.

 

La investigación 

Para llegar a estas conclusiones, el equipo analizó 293 perforaciones científicas en aguas profundas de todo el mundo. Así, encontraron 387 roturas en el sedimento que indican cambios en las corrientes oceánicas profundas. Estas roturas se agrupaban alrededor del ciclo de 2,4 millones de años, coincidiendo con períodos de clima más cálido, como el máximo térmico del Paleoceno-Eoceno, un evento que incrementó las temperaturas globales en hasta 8 grados Celsius.


El estudio también sugiere que los océanos pueden ser más resilientes al cambio climático de lo previamente pensado. A pesar de las preocupaciones de que el calentamiento global podría reducir la actividad de las corrientes oceánicas profundas, los datos indican que un clima más cálido, en realidad, resultaría en una circulación más vigorosa.

 

Importancia

Este descubrimiento desafía las teorías previas sobre la dinámica oceánica en un planeta más cálido y enfatiza la complejidad de los sistemas climáticos terrestres que se ven influenciados por factores astronómicos. Aunque nos brinde una pequeña esperanza sobre la resistencia de los océanos al cambio climático, no hay que dejar de lado la urgente necesidad de abordar el calentamiento global provocado por el hombre para proteger nuestro planeta y sus habitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *