Astrónomos descubren un nuevo tipo de asteroide

Publicado el
Astrónomos descubren un nuevo tipo de asteroide

(ATLAS/University of Hawai')

Cuando pensamos en asteroides imaginamos los objetos que están entre la órbita de Marte y Júpiter y que de vez en cuando se salen de ella. Cuando pensamos en cometas pensamos en cuerpos cargados de hielo volátil que se sublima, generando en ellos un halo y cola polvorientos cuando se acerca al sol. Pero un objeto recién descubierto llamado 2019 LD2 es realmente especial: es un asteroide del tipo que nunca se había visto antes. Tiene una órbita similar a un asteroide, pero una cola similar a un cometa.

Esto es raro, pero no desconocido, a estos cuerpos se los suele llamar asteroides activos.

Pero no es el qué, sino el dónde lo que hace que LD2 2019 sea único. Este asteroide también es un troyano de Júpiter. Los troyanos siguen la misma órbita que un planeta, pero permanecen alrededor de 60 grados adelante o 60 grados atrás a lo largo de la órbita. La Tierra tiene un asteroide troyano, 2010 TK7. Marte alberga al menos nueve, Urano tiene dos y Neptuno tiene 22 troyanos.

Pero Júpiter tiene más de un millón de asteroides troyanos mayores de 1 km.

Los troyanos de Júpiter orbitan alrededor del Sol en dos grandes grupos, un grupo orbitando por delante del planeta (2019 LD2 pertenece a este grupo) y un grupo orbitando detrás de él. «Lo que hace que LD2 2019 sea tan interesante es que creemos que la mayoría de los troyanos de Júpiter fueron capturados hace miles de millones de años», dijeron el profesor Alan Fitzsimmons y sus colegas de la Universidad de Belfast de Queen.

«Cualquier hielo en la superficie que pueda vaporizarse para arrojar gas y polvo debería haberlo hecho hace mucho tiempo, dejando a los objetos en órbita silenciosa como asteroides, sin comportarse como cometas».

Esta revelación calificaría al objeto como el primer asteroide troyano con cola de cometa.

El LD2 2019 fue descubierto en junio del 2019 por el Sistema de Alerta Última de Impacto Terrestre de Asteroides (ATLAS), un sistema de alerta temprana de impacto de asteroides desarrollado por la Universidad de Hawái y financiado por la NASA.

«Hemos creído durante décadas que los asteroides troyanos deberían tener grandes cantidades de hielo debajo de sus superficies, pero nunca tuvimos ninguna evidencia hasta ahora», dijo el profesor Fitzsimmons.

«ATLAS ha demostrado que las predicciones de su naturaleza helada pueden ser correctas».

“¿Qué podría haber hecho que el LD2 2019 muestre de repente un comportamiento cometario?

Los astrónomos solo manejan hipótesis por ahora.

Tal vez Júpiter lo capturó recientemente desde una órbita más distante donde el hielo superficial aún podría sobrevivir.

Quizá recientemente sufrió un deslizamiento de tierra o un impacto de otro asteroide, exponiendo el hielo que solía estar enterrado bajo capas de roca protectora .

Lo que es seguro es que el Universo está lleno de sorpresas, y las rastreos para proteger la Tierra de los asteroides peligrosos a menudo hacen descubrimientos inesperados de objetos inofensivos pero fascinantes que pueden revelar más sobre la historia de nuestro Sistema Solar.

Fuente: Science Alert. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.