Astrónomos detallan la atmósfera de un exoplaneta que ‘no debería existir’

Publicado el
Astrónomos detallan la atmósfera de un exoplaneta que ‘no debería existir’

(Ethen Schmidt | Universidad de Kansas)

Hace unas semanas se anunció el descubrimiento de un extraordinario exoplaneta: LTT 9779b. Este se encontraba a solo 260 años luz de distancia y fue catalogado como un candidato excelente para el estudio de su atmósfera. Ahora, un equipo de investigadores ya procesó los datos y encontró algo muy inusual.

“Por primera vez, medimos la luz proveniente de este planeta que no debería existir”, dijo Ian Crossfield, autor principal del artículo y astrónomo de la Universidad de Kansas.

Al respecto se publicaron dos estudios. El primero de ellos tiene como autor principal a Ian Crossfield y el segundo a Diana Dragomir. Ambos se publicaron en The Astrophysical Journal Letters y fueron realizados con ayuda de los telescopios espaciales TESS y Spitzer.

Un exoplaneta bastante inusual.

LTT 9779b es un exoplaneta que tiene un tamaño poco más grande que el de Neptuno y orbita una estrella similar al Sol. Aunque todo parece bastante normal hasta ahora, tiene algunas características que llaman mucho la atención.

Este planeta se encuentra muy cerca de su estrella, tanto como para completar una vuelta en solo 19 horas. Por si fuera poco, a pesar del calor abrasador al que debe estar sometido a esta corta distancia, LTT 9779b todavía conserva una atmósfera contundente. Esto lo convierte en lo que Crossfield describe como planeta que “no debería existir”.

“Este planeta está tan intensamente irradiado por su estrella que su temperatura supera los 3.000 grados Fahrenheit y su atmósfera podría haberse evaporado por completo. Sin embargo, las observaciones del Spitzer nos muestran una atmósfera a través de la luz infrarroja que emite el planeta”.

Hay otras características que la vuelven más impresionante. LTT 9779b no tiene una superficie sólida y es mucho más caliente que Mercurio en nuestro sistema solar. En estas condiciones, “no solo el plomo se derretiría en la atmósfera de este planeta, sino también el platino, el cromo y el acero inoxidable”, explicó. “Es un sistema bastante extremo”.

Impresión artística de LTT 9779b alrededor de su estrella. (Ethen Schmidt, Universidad de Kansas)

¿Por qué mantiene su atmósfera?

Diana Dragomir, responsable del segundo estudio, dice que los Neptunos calientes son muy raros. Uno en un entorno tan extremo como este es difícil de explicar porque su masa no es lo suficientemente grande como para retener una atmósfera durante mucho tiempo.

“Entonces, ¿cómo se las arregló? LTT 9779b nos hizo rascarnos la cabeza, pero el hecho de que tenga una atmósfera nos da una forma poco común de investigar este tipo de planeta, por lo que decidimos sondearlo con otro telescopio”.

Al usar el telescopio TESS, pudieron observar el espectro de emisión de la atmósfera de LTT 9779b y descubrieron que la luz estaba siendo absorbida por algunas moléculas. Los investigadores creen que es probable que sea monóxido de carbono.

Esto no es inesperado para un planeta tan caliente. Se ha detectado monóxido de carbono en Júpiters calientes, gigantes gaseosos que también orbitan alrededor de sus estrellas muy de cerca. Pero los gigantes gaseosos son más masivos que los Neptunos calientes y usan su gravedad mucho mayor para retener sus atmósferas. Se pensaba que los planetas del tamaño de Neptuno no deberían ser lo suficientemente masivos para hacerlo.

Claramente, todavía queda mucho trabajo por hacer. Las observaciones futuras permitirán responder preguntas como de qué más está hecha la atmósfera, y si el exoplaneta comenzó mucho más grande y actualmente se está reduciendo rápidamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *