Astrónomos detectan la primera señal de radio proveniente de un exoplaneta

Publicado el
Astrónomos detectan la primera señal de radio proveniente de un exoplaneta

(Universidad de Cornell)

Un equipo internacional de científicos ha descubierto lo que piensan es la primera señal de radio emitida por un planeta fuera de nuestro sistema solar. Esta señal nos servirá para saber si este mundo puede albergar vida.

El estudio, que tiene como autor principal a Jake D. Turner de la Univesidad de Cornell, fue publicado en Astronomy & Astrophysics.   

Una señal que proviene fuera del sistema solar

El equipo detectó ráfagas de radio que provienen de un sistema estelar en la constelación del Boyero a 51 años luz de distancia. “La señal es del sistema Tau Boötes, que contiene una estrella binaria y un exoplaneta”, dijo Turner.

Los investigadores plantean que la señal proviene del exoplaneta y no de las estrellas. Esto se debe a las características que presentan tanto la fuerza y la polarización de la señal como el campo magnético del planeta.

Si se confirma a través de observaciones de seguimiento, esta detección de radio abre una nueva ventana a los exoplanetas, dándonos una forma novedosa de examinar mundos extraterrestres que están a decenas de años luz de distancia”, explicó Ray Jayawardhana, coautor del estudio.

Un planeta Júpiter caliente

Las ráfagas de radio que detectó el equipo provendrían de un planeta «Júpiter caliente», un gigante gaseoso que está muy cerca de su propia estrella. Estas habrían sido producidas por el campo magnético del planeta.

Cuando el viento estelar (partículas cargadas que fluyen desde la estrella anfitriona) golpea el campo magnético de un planeta, su cambio de velocidad puede detectarse como variaciones sorprendentes en las emisiones de radio, descritas estadísticamente como «ráfagas».

Hace dos años, Turner y sus colegas examinaron estas emisiones de radio de nuestro Júpiter y calcularon cómo serían si el planeta estuviera mucho más lejos. Esos resultados se convirtieron en la plantilla para buscar emisiones de radio de exoplanetas a 40 a 100 años luz de distancia.

Finalmente, luego de revisar casi 100 horas de observaciones de radio, los investigadores encontraron la esperada firma de un Júpiter caliente en Tau Boötes. «Aprendimos de nuestro propio Júpiter cómo es este tipo de detección. Fuimos a buscarlo y lo encontramos», dijo Turner.

La señal, sin embargo, es débil. «Sigue habiendo cierta incertidumbre de que la señal de radio detectada sea del planeta”, explicó. En ese sentido, se necesitan más observaciones para finalmente confirmar lo que creen estar observando.

¿Por qué es importante?

La observación del campo magnético de un exoplaneta ayuda a los astrónomos a descifrar sus propiedades interiores y atmosféricas, así como la física de las interacciones estrella-planeta, dijo Turner.

Un claro ejemplo de esto es nuestro propio planeta. El campo magnético terrestre nos protege del viento solar, manteniendo el planeta habitable.

El campo magnético de los exoplanetas similares a la Tierra puede contribuir a su posible habitabilidad«, dijo Turner, «protegiendo sus propias atmósferas del viento solar y los rayos cósmicos, y protegiendo al planeta de la pérdida atmosférica”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.