Astrónomos detectan una galaxia que podría cambiar nuestro entendimiento sobre cómo se forman

Publicado el
Astrónomos detectan una galaxia que podría cambiar nuestro entendimiento sobre cómo se forman

Impresión artística del Disco Wolfe (NRAO/AUI/NSF, S. Dagnello)

Una galaxia de disco giratoria masiva que se formó por primera vez solo 1.500 millones de años después del Big Bang, podría alterar nuestra comprensión de la formación de galaxias.

En los modelos tradicionales de la cosmología moderna, las galaxias se construyen a partir de halos de materia oscura. Con el tiempo, esos halos atraen gases y material, eventualmente acumulando galaxias completas. Las galaxias de disco, como nuestra propia Vía Láctea, se forman gradualmente y durante mucho tiempo con discos prominentes de estrellas y gas y se piensa que se crean en un método conocido como formación de galaxias de «modo caliente», donde el gas cae hacia adentro hacia la región central de la galaxia, donde luego se enfría y se condensa.

Pero la galaxia DLA0817g recién descubierta, apodada el «Disco Wolfe», que parece haberse formado en el universo temprano, sugiere que las galaxias de disco podrían formarse más rápido de lo que se pensaba.

En un nuevo estudio publicado en Nature y dirigido por Marcel Neeleman del Instituto Max Planck de Astronomía en Alemania, investigadores detectaron el Wolfe Disk utilizando ALMA, la matriz Atacama Large Millimeter / submillimeter en Chile. Descubrieron que el objeto era un disco giratorio grande y estable y que tenía una velocidad de rotación de alrededor de 272 kilómetros por segundo.

En las nuevas observaciones, el disco aparece como cuando el universo tenía solo 1.500 millones de años, o el 10% de su edad actual. El disco parece extremadamente masivo y estable para algo tan joven. Entonces, ¿cómo podría formarse una galaxia tan masiva tan rápido, tan temprano en el universo?

Una imagen del Disco Wolfe tomada por el radiotelescopio ALMA, vista cuando el universo tenía solo el diez por ciento de su edad actual. (Crédito de la imagen: ALMA (ESO / NAOJ / NRAO), M. Neeleman; NRAO / AUI / NSF, S. Dagnello)

Los investigadores sugieren que la galaxia podría haberse formado por un proceso conocido como «acreción en modo frío». Piensan que el gas que caía hacia el centro de la galaxia estaba realmente frío, por lo que debido a que el gas no necesitó tiempo para enfriarse al acercarse al centro galáctico, el disco pudo condensarse más rápidamente.

«El resultado proporciona información valiosa para una discusión actual sobre cómo se forman las galaxias», según un comunicado del Instituto Max Planck.

Sin embargo, hay que resaltar que estos hallazgos se basan en una sola galaxia. Se necesitan más observaciones similares para validar esta hipótesis.

Fuente: Science Alert. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *