Astrónomos encuentran 2 potencialmente habitables super-Tierras orbitando estrellas cercanas

0

Astrónomos han detectado cinco exoplanetas orbitando estrellas cercanas. Dos de estos planetas son super-Tierras potencialmente habitables lo que las hace candidatos perfectos para estudiar más a fondo en nuestra búsqueda de vida fuera del Sistema Solar. Estos hallazgos han sido publicados en un estudio el  The Astrophysical Journal Supplement Series.

Los dos planetas se llaman GJ 180 d que se encuentra a 40 años luz de distancia y GJ 229A c a 19 años luz de distancia. Tienen 7.5 y 7.9 veces la masa de la Tierra, respectivamente.

Ambos planetas orbitan enanas rojas, que normalmente se piensa que no son buenas para la vida. Esto se debe a que estas viejas estrellas al final de su ciclo de vida tienden a ser bastante violentas, azotando sus alrededores con mucha radiación.

El otro gran problema es que las enanas rojas son un poco más frías que las estrellas más jóvenes y esto ocasiona que su zona Ricitos de Oro (donde las temperaturas conducen al agua líquida en la superficie de un planeta) se encuentre bastante cerca de la estrella.

A su vez, esto significa que los planetas en esa zona son más propensos a tener acoplamiento de marea que es cuando un lado del planeta siempre está frente a la estrella y el otro nunca le da la cara. Esto hace que un lado esté ardientemente caliente y constantemente bañado en radiación estelar, mientras que el otro lado se encuentra en la oscuridad fría.

GJ 180 d tiene un período orbital de 106 días, y el equipo cree que este planeta en particular está lo suficientemente lejos de su estrella Gliese 180 como para no tener el acoplamiento por lo que aumenta su probabilidad de ser capaz de albergar y mantener vida.

Mientras tanto, GJ 229A c tiene un período orbital de 122 días, pero su estrella Gliese 229A es más masiva que Gliese 180, por lo que este mundo sí puede tener acoplamiento de marea. Sin embargo, hay algo más interesante sobre la estrella: Gliese 229A está en un sistema binario con una enana marrón, Gliese 229B.

Estos objetos a veces se llaman «estrellas fallidas», objetos demasiado grandes para ser un planeta, pero demasiado pequeños para fusionar hidrógeno en sus núcleos. Se forman como estrellas, a partir del colapso gravitacional de un grupo de gases, en oposición al lento proceso de acreción que crea planetas, pero se desconoce si pueden albergar planetas.

Este nuevo escenario ha colocado a GJ 229A c como la súper-Tierra templada conocida más cercana en un sistema que incluye una enana marrón, lo cual la convierte en un excelente candidato para estudiar cómo se forman y evolucionan los planetas en dichos sistemas.

Es necesario mencionar que estos planetas no fueron descubiertos con los métodos que nos tienen acostumbrados los telescopios cazaplanetas sino usando un enfoque indirecto llamado método de velocidad radial. Los planetas que orbitan alrededor de una estrella ejercen una influencia gravitacional sobre esa estrella, lo que hace que se tambalee ligeramente a medida que el planeta tira de ella. Esto se puede usar para inferir no solo la presencia de planetas, sino también calcular su masa y período orbital y distancia. A su vez, esos datos ayudan a los astrónomos a inferir la composición y la temperatura de dichos planetas.

Debido a que estos sistemas particulares están tan cerca, los investigadores creen que la próxima generación de telescopios poderosos finalmente podría darnos imágenes directas de estos planetas, diciéndonos aún más, como si el planeta tiene una atmósfera o incluso agua.

Fuente: Science Alert.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.