Astrónomos encuentran el primer rastro estelar fuera de nuestra galaxia

Publicado el
Astrónomos encuentran el primer rastro estelar fuera de nuestra galaxia

La corriente estelar intergaláctica (resaltada) fue detectada en un cúmulo de galaxias a 231 millones de años luz de la Tierra. / Telescopio William Herschel/Román

Un grupo de astrónomos ha descubierto el primer rastro intergaláctico de estrellas conocido como la Corriente de Coma Gigante. Esta inmensa corriente estelar sugiere la posible existencia de estructuras similares en el espacio profundo. El hallazgo fue publicado en Astronomy & Astrophysics.

Las corrientes estelares son conjuntos alargados y delgados de estrellas unidas por la fuerza de la gravedad. Por lo general, se forman cuando las galaxias o nebulosas son destrozadas por las fuerzas gravitacionales de las galaxias cercanas. 

Aunque se han identificado muchas corrientes similares dentro de las galaxias, incluyendo nuestra Vía Láctea, esta es la primera vez que se observa una de tamaño colosal en el espacio intergaláctico, esa vasta extensión entre galaxias.

 

La detección

La Corriente de Coma Gigante fue localizada en el Cúmulo de Coma, también conocido como Abell 1656, un conjunto de más de 1.000 pequeñas galaxias ubicadas a unos 321 millones de años luz de la Tierra.

Javier Román, astrofísico del Instituto de Astrofísica de Canarias y autor principal del estudio, explicó que el descubrimiento fue casual. Inicialmente, el equipo estaba examinando los halos de estrellas dispersas alrededor del Cúmulo de Coma para medir la materia oscura circundante, fue entonces cuando se toparon con este rastro de estrellas.

Las primeras observaciones de la Corriente de Coma Gigante fueron realizadas por R. Michael Rich, astrónomo de la Universidad de California, utilizando su telescopio personal. Luego, el equipo empleó el telescopio William Herschel, más potente, situado en las Islas Canarias, España, para un estudio detallado.

La existencia de una estructura tan frágil en un entorno caótico lleno de galaxias en interacción fue inesperada. Los autores observaron la resiliencia de la corriente frente a galaxias masivas que normalmente destrozarían tales formaciones.

 

Origen y más observaciones 

El equipo especula que la materia oscura podría ser responsable de la formación y tamaño de la corriente. Esta sustancia invisible, que constituye la mayor parte de la materia del universo, solo se detecta a través de sus efectos gravitacionales. Por ello, es probable que haya desempeñado un papel en el estiramiento de la Corriente de Coma Gigante hasta su longitud actual.

Los científicos planean realizar más investigaciones para comprender mejor esta misteriosa estructura y sus orígenes. Pretenden utilizar telescopios más potentes para estudiar la corriente y analizar estrellas individuales dentro de ella con el fin de determinar si tienen características únicas.

Los astrónomos tienen la esperanza de descubrir más de estas fascinantes estructuras en el universo. Los avances en la tecnología de los telescopios y los conocimientos adquiridos a partir de este estudio serán vitales para alcanzar esa meta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *