Astrónomos encuentran los planetas bebés más jóvenes que hemos visto

Publicado el
Astrónomos encuentran los planetas bebés más jóvenes que hemos visto

(MPE/D. Segura-Cox)

Un equipo de astrónomos ha encontrado evidencia convincente que los planetas empiezan a formarse cuando sus estrellas todavía siguen creciendo.

El hallazgo representa el ejemplo más joven y detallado de anillos de polvo que actúan como cunas cósmicas, ayudando a los planetas a formarse y consolidarse. Además, sugiere que la formación de planetas comienza antes de lo que pensábamos.

El estudio, que fue realizado con ayuda del radiotelescopio ALMA, fue publicado en Nature.

Una estrella en formación

Los investigadores dirigieron sus observaciones hacia IRS 63, una protoestrella que se encuentra a 470 años luz de nosotros y tiene menos de medio millón de años formándose.

Protoestrella IRS 63 y su disco (MPE / D. Segura-Cox)

Esta ha pasado la fase de acreción principal y tiene la mayor parte de su masa final. Se encuentra brillando intensamente en longitudes de onda milimétricas y es una de las protoestrellas más brillantes de su clase.

Por si fuera poco, tiene un disco grande, que se extiende por casi 50 unidades astronómicas. Estas propiedades, junto con su cercanía a nosotros, la hacen un objetivo excelente para estudiar la formación de estrellas y planetas.

IRS 63 se encuentra en una nube interestelar en la constelación de Ofiuco. Esto hace que esté rodeada de una gran capa de gas y polvo que se conoce como envoltura. Esta última es lo suficientemente masiva como para seguir alimentando a la protoestrella y su disco.

Región densa en la nube molecular de Ofiuco. (MPE / D. Segura-Cox, Herschel datos de ESA / Herschel / SPIRE / PACS / D. Arzoumanian)

Formación de planetas 

Cuando el equipo logró obtener información del sistema con ayuda de ALMA, encontró una sorpresa en el disco giratorio. Ahí había dos zonas oscuras concéntricas en forma de anillo alrededor de la protoestrella. Esta es una señal de formación de planetas.

Anillos oscuros alrededor de IRS 63, señal de formación de planetas (MPE / D. Segura-Cox)

Anteriormente creíamos que las estrellas primero terminaban de formarse y posteriormente formaban planetas a su alrededor. Sin embargo, la imagen obtenida de IRS 63 nos muestra que no es así.

“Solíamos pensar que las estrellas entraban en la edad adulta primero y luego eran las madres de los planetas que vinieron después. Pero ahora vemos que las protoestrellas y los planetas crecen y evolucionan juntos desde los primeros tiempos, como hermanos”, explicó Dominique Segura-Cox del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre (MPE) en Alemania.

“Estos resultados muestran que debemos centrarnos en los sistemas más jóvenes para comprender verdaderamente la formación de planetas”.

El proceso de formación de planetas es bastante complejo. Algún tirón gravitacional extraño podría hacer que ese planeta en formación gire en espiral hacia dentro para terminar siendo consumido por su estrella anfitriona. En ese sentido, si los planetas comienzan a formarse desde muy temprano y a grandes distancias de la protoestrella, es posible que sobrevivan a este proceso.

Por ejemplo, existe una creciente evidencia de que Júpiter se puede haber formado mucho más lejos en el Sistema Solar, más allá de la órbita de Neptuno, para luego mirar hasta su ubicación actual. De esa manera, se cree que en IRS 63 puede estar sucediendo algo parecido.

“El tamaño del disco es muy similar al de nuestro propio Sistema Solar», explica Segura-Cox. “Incluso la masa de la protoestrella es sólo un poco menos que la del Sol. El estudio de este tipo de discos de formación planetaria jóvenes de proto- estrellas nos puede dar pistas importantes sobre nuestros propios orígenes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *