Astrónomos encuentran una estrella que es casi tan antigua como el universo  

0

Se ha encontrado otra estrella antigua en la Vía Láctea. Se encuentra a 35 000 años luz de distancia y tiene los niveles de hierro más bajos de cualquier estrella analizada en la galaxia lo que la convierte en una de las más antiguas del universo. La estrella es una gigante roja llamada SMSS J160540.18–144323.1 y probablemente pertenezca a la segunda generación de estrellas después de que el universo como lo conocemos surgió hace 13.8 mil millones de años.

Según los astrónomos, cuando se formó el Universo no existían metales en absoluto. Las primeras estrellas estaban compuestas principalmente de hidrógeno y helio, y se pensaba que eran muy masivas, muy calientes y de muy corta duración. Estas estrellas se llaman Población III, y nunca las hemos visto.

Las estrellas están ‘alimentadas’ por fusión nuclear, donde los núcleos atómicos de elementos más ligeros se combinan para crear otros más pesados. En estrellas más pequeñas, eso es principalmente la fusión de hidrógeno en helio. Pero en las estrellas más grandes, como se cree que fueron las estrellas de la Población III, se pueden forjar elementos que incluyen silicio y hierro.

Cuando tales estrellas terminan sus vidas en espectaculares explosiones de supernovas, arrojan esos elementos al universo. A medida que se forman nuevas estrellas, los elementos quedan atrapados en ellas y, por lo tanto, la cantidad de metal que contiene una estrella es un indicador confiable de cuándo se formó.

Por ejemplo, sabemos que el Sol está a unas 100 000 generaciones del Big Bang, según su metalicidad.

Es poco probable que alguna estrella de la Población III haya sobrevivido lo suficiente como para que podamos estudiarla. Pero a través de las estrellas que vinieron después, sus historias se pueden desentrañar.

Los investigadores creen que la estrella que le dio a SMSS J160540.18–144323.1 su hierro tenía una masa relativamente baja para el Universo temprano, solo alrededor de 10 veces la masa del Sol. Esto es lo suficientemente masivo como para producir una estrella de neutrones; y, después de compararla con la explosión relativamente débil de una supernova, el equipo cree que esto es lo que hizo.

Una explosión de supernova puede desencadenar un proceso rápido de captura de neutrones, o proceso R. Esta es una serie de reacciones nucleares en las que los núcleos atómicos chocan con los neutrones para sintetizar elementos más pesados ​​que el hierro.

No hubo evidencia significativa de estos elementos en la estrella, lo que podría significar que estos elementos fueron capturados por la estrella de neutrones recién muerta. Pero se escapó suficiente hierro para incorporarlo en la formación de SMSS J160540.18–144323.1.

Probablemente fue uno de los primeros miembros de esa segunda generación de estrellas.

Y se está muriendo. Es una gigante roja, lo que significa que la estrella está al final de su vida útil, utilizando lo último de su hidrógeno antes de cambiar a la fusión de helio.

El equipo cree que estudiarlo más de cerca podría proporcionar aún más información sobre las estrellas de la Población III. 

Fuente: Science Alert.

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.