Astrónomos han encontrado un nuevo candidato a exoluna alrededor de un gigante gaseoso frío

Publicado el
Astrónomos han encontrado un nuevo candidato a exoluna alrededor de un gigante gaseoso frío

Representación artístico de Kepler-1708b-i, la segunda candidata a exoluna. / Helena Valenzuela Widerström

Si con solo 8 planetas, el sistema solar tiene centenares de lunas; entonces, la Vía Láctea debería estar llena de ellas. En efecto, un equipo de astrónomos ha encontrado una candidata a exoluna, un satélite planetario fuera de nuestro sistema estelar. El artículo fue publicado en la revista Nature Astronomy.

Los astrónomos han descubierto más de 4000 exoplanetas en las últimas tres décadas. La muestra es tan diversa que incluye desde gigantes gaseosos en órbitas muy alargadas hasta sistemas coplanares compactos de planetas terrestres.

Dada la abundancia de satélites naturales de planetas en el sistema solar, es razonable suponer que las exolunas también están muy extendidas en nuestra galaxia. No obstante, estos objetos son extremadamente difíciles de buscar y, hasta ahora, solo tenemos candidatos para ellos.

La mayoría de las veces, las exolunas se buscan en exoplanetas en tránsito, que pasan periódicamente a través de los discos de sus estrellas. Por eso, debido a su tamaño, los gigantes gaseosos de período largo se consideran los objetivos más interesantes.

El descubrimiento

Ahora, un equipo de astrónomos dirigido por David Kipping de la Universidad de Columbia publicó los resultados de una búsqueda de exolunas en 70 exoplanetas. Los investigadores se enfocaron en gigantes gaseosos fríos (temperatura de equilibrio inferior a 300 kelvin), de largo período (período orbital superior a 400 días), y con radios superiores a dos radios de Júpiter.

Los gigantes fueron encontrados por el telescopio espacial Kepler utilizando el método de tránsito. Los científicos compararon las curvas de luz de las estrellas madre de los exoplanetas seleccionados con curvas de luz modelo donde los exoplanetas podrían tener satélites.

Al final, el equipo identificó solo un resultado interesante, que puede interpretarse como una exoluna candidata con una significación estadística de 4,8 sigma. En estadística, el valor sigma (o “s”) es la desviación típica y se usa para cuantificar la variación de un conjunto de datos numéricos. Un valor de sigma 4.8 indica que es muy poco probable que se trate de una casualidad.

Era el exogigante Kepler-1708b, con una masa de 4,6 masas de Júpiter, situado a una distancia media de su estrella de 1,6 unidades astronómicas. Se supone que dentro de 12 radios planetarios de Kepler-1708b se encuentra su exoluna, denominada Kepler-1708b-i, con una masa de 2,6 masas terrestres.

Más estudios

Los científicos enfatizan que no habría ninguna razón para refutar a Kepler-1708b-i como candidato a exoluna, pero piden una interpretación cautelosa de los resultados. En su opinión, se necesitan observaciones más detalladas mediante los telescopios espaciales Hubble, James Webb o PLATO para confirmar o refutar el descubrimiento.

“Es una señal obstinada”, dijo Kipping. “Le tiramos el fregadero de la cocina a esta cosa, pero simplemente no desaparece”.

Sin embargo, quedan preguntas. No estamos seguros de cómo se puede formar una exoluna en un exoplaneta gigante gaseoso dado que no hay nada así en el sistema solar. Todo eso sugiere que el mecanismo de formación es diferente de los que formaron a las lunas aquí.

Quizás las lunas acumularon gas de sus exoplanetas anfitriones. Otra posibilidad es que comenzaron como exoplanetas por derecho propio y fueron capturadas en los campos gravitatorios de exoplanetas más grandes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.