Astrónomos han encontrado una estrella que sobrevivió a un agujero negro

Publicado el
Astrónomos han encontrado una estrella que sobrevivió a un agujero negro

(Chandra X-Ray Observatory)

Cuando los agujeros negros tragan grandes cantidades de materia del espacio que los rodea, no son muy discretos que digamos. Eructan enormes destellos de rayos X, generados por el material que se calienta a temperaturas intensas cuando es aspirado hacia el agujero negro, y este fenómeno es tan brillante que podemos detectarlo desde la Tierra.

Este es el comportamiento normal del agujero negro. Lo que no es normal es que esas bengalas de rayos X broten con regularidad mecánica, un comportamiento desconcertante reportado el año pasado desde un agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia GSN 069 a 250 millones de años luz de distancia. Cada nueve horas, boom. una llamarada de rayos X.

El agujero negro en cuestión tiene una masa de aproximadamente 400 000 veces la de nuestro sol. Ciertamente es del tamaño pequeño cuando se trata de agujeros negros supermasivos, pero sin embargo es un poderoso objeto gravitacional. Se cree que la estrella fue una gigante roja; la fase en la vida de una estrella donde se ha quedado sin hidrógeno en su núcleo y ha comenzado a fusionar helio, convirtiéndose en un objeto mucho más grande .

Esta gigante roja en particular tuvo la desgracia de encontrarse con un agujero negro supermasivo. El agujero negro atrajo a la estrella y la despojó de sus capas externas, dejando atrás su núcleo expuesto. Ahora, la estrella es una enana blanca, con aproximadamente el 20 por ciento de la masa del sol.

Como se informó en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, la estrella no logró escapar del todo, pero sobrevivió.

«En mi interpretación de los datos de rayos X, la enana blanca sobrevivió, pero no escapó», dijo en un comunicado el autor Andrew King de la Universidad de Leicester. «Ahora está atrapada en una órbita elíptica alrededor del agujero negro, haciendo un viaje alrededor de una vez cada nueve horas».

Sin embargo, su supervivencia continua alrededor del agujero negro no es gratis. Durante su aproximación casi tres veces al día al agujero negro, la estrella pierde un poco de material. A medida que este es capturado por el agujero negro, se libera una ráfaga de rayos X, como puede ver en el video de arriba. Esta emisión fue detectada por el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y los observatorios XMM-Newton de la ESA.

Este sacrificio que hace la enana blanca no es completamente en vano. A medida que la estrella pierde material, se vuelve más clara y su órbita se ensancha, llevándola más lejos del agujero negro. Actualmente, la estrella se acerca a 9 millones de kilómetros.

Sin embargo, esta interacción entre el agujero negro y la enana blanca no terminará felizmente.

«Hará todo lo posible por escapar, pero no hay escapatoria. El agujero negro la seguirá despojando cada vez más lentamente de su material, nunca se detendrá», explicó King. «En principio, esta pérdida de masa continuará hasta e incluso después de que la enana blanca se redujera a la masa de Júpiter, en aproximadamente un billón de años».

Estas observaciones son notables por dos razones. La emisión que produce esta interacción será visible para nuestros instrumentos actuales por solo 2 000 años. Así que somos increíblemente afortunados o debería haber muchas de estas interacciones por ahí. El otro hecho notable es la capacidad de estimar las propiedades de una estrella a 250 millones de años luz de distancia.

La interacción peculiar también liberará ondas gravitacionales y el futuro observatorio LISA podría atraparlos en el acto.

Fuente: Science Alert. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *