Bioingenieros usan levitación magnética para separar células vivas de las muertas

Publicado el
Bioingenieros usan levitación magnética para separar células vivas de las muertas

(Elliot K. Chin et al.)

Las células muertas se encuentran en todas partes y, en muchas ocasiones, pueden convertirse en un gran problema para quienes se dedican a la bioingeniería.

En ese sentido, un equipo de científicos de la Universidad de Stanford descubrió cómo separar células vivas y muertas sin alterarlas o dañarlas de ninguna manera con ayuda de la levitación magnética.

“Todo en la Tierra es magnético”, afirma Gozde Durmur, coautora del estudio.

La investigación, que espera a ser revisada por pares y disponible solo como preimpresión, se encuentra en bioRxiv.

CelLEVITAS

El equipo bautizó a su tecnología como CelLEVITAS y la probó por primera vez para clasificar células vivas y muertas dentro de un dispositivo de microfluidos.

Las imágenes fluorescentes de estas bandas, donde las células vivas se tiñen con calcina (verde) y las células muertas con yoduro de propidio (rojo), muestran una clara separación entre células viables y no viables. (Elliot K. Chin et al.)

Esta tecnología demostró que era capaz de separar con extrema eficacia a las células muertas y desechos de otras muestras heterogéneas.

“Este método es sensible, no perjudica la viabilidad celular durante la clasificación y aumenta significativamente la viabilidad de la muestra de entrada hasta 7 veces”, escribieron los autores en el resumen.

“En general, esta nueva estrategia de clasificación basada en levitación magnética reduce drásticamente el tiempo de procesamiento a un solo paso”, agregaron.

¿Levitación magnética?

La levitación magnética no es una tecnología nueva, pero su aplicación para separar células vivas de muertas sí lo es. En ese sentido, los autores de la investigación aseguran que este nuevo método podría tener múltiples aplicaciones como el descubrimiento de fármacos, la ingeniería de tejidos, investigación del cáncer o andamios impresos en 3D.

Por ejemplo, en la investigación, el equipo sugería que un medicamento experimental podría arrojarse sobre un grupo de células. A medida que las células cancerosas mueren, suponiendo que lo hagan, los científicos podrían usar esta tecnología para separarlas del resto de células como una forma de rastrear y cuantificar su progreso.

Sin levitación, una forma de hacer esta separación es con ayuda de una centrífuga: hacerlas girar hasta que formen grupos basados en densidad. Este proceso, sin embargo, puede ser altamente destructivo a escala celular. Por eso, el equipo argumenta que su nueva técnica es mucho más suave y más útil.

Además, como aplicación adicional, tenemos a la impresión 3D. Extraer células muertas de cualquier órgano o tejido que se esté tratando de sinterizar, sin dañarlo, facilitaría mucho la vida a los científicos que tienen este trabajo tan minucioso.

Por ahora, las demás aplicaciones de esta tecnología son algo especulativos. Los científicos solo han llegado a saber que pueden levitar células muertas sin afectar a las vivas. Se necesitará más tiempo para que terminar por imaginar todas las posibilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.