Biólogos descubren nuevas especies de esponjas marinas en las profundidades de Nueva Zelanda

Publicado el
Biólogos descubren nuevas especies de esponjas marinas en las profundidades de Nueva Zelanda

(GEOMAR)

En las profundidades del océano la vida crece sin que podamos apreciarla adecuadamente. Como si se escondiera de nosotros, nos priva de las formas más extrañas y sorprendentes. Sin embargo, de cuando en cuando podemos observar una pizca de los tesoros marinos.

Donde no llega la luz

Esta vez, escondidos en las aguas afóticas frente a la costa de Nueva Zelanda, científicos han descubierto seis nuevas especies y un género de esponja de vidrio previamente desconocido. También encontraron dos especies ya conocidas que nunca antes se habían visto en los océanos de Nueva Zelanda.

A 4820 metros de profundidad, la zona es mucho más diversa de lo que se sabía y, los nuevos hallazgos duplican el número de especies de esponjas de la familia Rossellidae encontradas en Nueva Zelanda. La cifra ha aumentado de nueve especies en cinco géneros a diecisiete especies que representan ocho géneros.

«La expedición fue un gran éxito», afirmó el biólogo marino Gert Wörheide de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich en Alemania. «Nuestra expedición descubrió que las profundidades marinas de la costa de Nueva Zelanda son considerablemente más ricas en especies de lo que se conocía anteriormente»

Las esponjas de vidrio (hexactinélidos) tienen un esqueleto mineral compuesto por espículas silíceas, conocidas como hexactinas. Todo el mundo sabe que existen, pero son relativamente raras. Aunque las aguas alrededor de Nueva Zelanda, donde la luz del Sol apenas llega, se están volviendo populares entre las esponjas de vidrio.

31 días de viaje submarino

Debido a los desafíos de mapear la biodiversidad de las profundidades marinas, no se tiene claro exactamente qué tan prolífica es la vida allí.

De modo que un equipo de científicos se embarcó en una expedición para explorar por medio de un vehículo submarino operado a distancia (ROV). El ROV KIEL6000 es una máquina diseñada para sondear las profundidades oceánicas hasta los seis mil metros. En el 2017, un buque de investigación alemán llamado Sonne, partió de Auckland con el ROV6000 y durante 31 días sirvió para explorar los remotos océanos del sur, recuperando más de 200 especímenes de esponjas del fondo marino.

A fin de poder identificar las especies previamente desconocidas, los autores utilizaron ADN y análisis morfológicos. Dos de ellas eran tan nuevas que formaron el género Nubes.

«En el contexto de los planes para expandir la minería y la pesca en aguas profundas, estos hallazgos proporcionan un conjunto importante de datos que contribuyen a los esfuerzos de proteger estos hábitats tan especiales».

Desafortunadamente, la alegría de descubrir nuevas especies quedó empañada por la pérdida de alguien valioso en el equipo. La descripción estuvo a cargo del principal experto mundial en esponjas de vidrio, el biólogo marino Henry Reiswig de la Universidad de Victoria en Canadá. Reiswig falleció antes de que se pudiera publicar el artículo pero sus colegas lo dedicaron a su memoria.

«Seguimos en su nombre», dijo el equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.