Chanquillo, el observatorio más antiguo de América cuyo origen aún se desconoce

Publicado el
Chanquillo, el observatorio más antiguo de América cuyo origen aún se desconoce

Observatorio de Chanquillo durante el solsticio de invierno. / Ivan Gherzzi

En medio de un desierto peruano yacen las ruinas de un misterio arqueológico. El antiguo observatorio conocido como Chaquillo fue construido mucho antes de que los incas llegaran al poder en el Perú. La estructura es considerada «una obra maestra del genio creativo humano» y es la más antigua de su tipo en toda América.

El sitio arqueológico de Chanquillo en el desierto peruano contiene 13 torres de piedra llamadas Trece Torres. Cuando estas se juntan marcan la línea del horizonte del cerro de norte a sur, asemejándose a un amplio enrejado. Las ruinas del observatorio también incluyen un complejo de colinas con tres paredes (Templo Fortificado) y dos complejos de edificios (Observatorio y Centro Administrativo).

El observatorio 

Chanquillo se completó hace más de 2300 años y se abandonó en el siglo I de la era común. Durante siglos ha sido un misterio para arqueólogos y viajeros. Las excavaciones oficiales comenzaron recién a principios del siglo XXI. A la luz del día, las estructuras de piedra de la colina, que se extienden unos 300 metros, no parecen espectaculares.

Sin embargo, al amanecer y al anochecer muestran su genialidad. La posición del amanecer cambia a lo largo del año, casi como si la luz rozara el horizonte. Durante el solsticio de verano, el amanecer se produce al lado derecho de la torre derecha. En el solsticio de invierno, la salida del sol ocurre al lado izquierdo de la torre izquierda.

Las torres de Chanquillo estaban dispuestas de tal manera que, al pararse en un punto de vista específico debajo de la cresta, el observador podía predecir la época del año en dos o tres días solo desde el amanecer o el atardecer.

Misterioso origen 

La antigua civilización que diseñó el observatorio solar es poco conocida, pero fue una de las civilizaciones más antiguas de América. De hecho, antecedió en más de 1.000 años a la cultura Inca, que de igual manera se destacó en el campo de la astronomía.

Los constructores originales ahora son conocidos como la cultura Casma Sechín. Esto se debe a que las ruinas de Chanquillo están ubicadas en el desierto costero entre los ríos Casma y Sechín en el Perú.

1920px ThirteenTowersOfChanquilloFromFortress
Las Trece Torres de Chanquillo. / Wikipedia Commons

Según las excavaciones arqueológicas, el observatorio probablemente se construyó entre el año 500 y el 200. Luego, por alguna razón, fue abandonado y las torres cayeron en mal estado. En su apogeo, los edificios eran amarillos, ocres o blancos, se revocaban y pintaban con grafitis o huellas dactilares.

No obstante, a pesar de haberles quitado la decoración y de desmoronarse, los restos de estas torres de piedra todavía registran fielmente los días del año. Ahora se están realizando esfuerzos de conservación para mantener la precisión del calendario antiguo.

En 2021, el Complejo Arqueoastronómico de Chanquillo se unió oficialmente a la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. La organización la aceptó por su excelente artesanía y su visión de la cosmovisión de las sociedades antiguas. Los detalles del observatorio están disponibles en el Portal del Patrimonio de la Astronomía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.