Científicos construyen un dispositivo «pulmonar» que convierte el agua en combustible limpio

3

Los pulmones humanos mueven el gas a través de una membrana delgada, extraen oxígeno y lo envían a nuestro torrente sanguíneo. Ahora, un dispositivo usa el mismo principio para producir combustible de hidrógeno, una fuente de energía limpia que podría algún día alimentar todo, desde nuestros automóviles hasta nuestros teléfonos inteligentes.

El dispositivo fue creado por investigadores de la Universidad de Stanford y fue descrito en un artículo publicado el jueves pasado en la revista Joule. Aunque este no es el primer dispositivo para producir combustible de hidrógeno, el diseño único podría ser el primer paso en el camino hacia un método eficiente de generación de combustible de hidrógeno.

Cuando el aire entra en un pulmón humano, pasa a través de una membrana delgada. Esta membrana extrae el oxígeno del aire y lo envía al torrente sanguíneo. La estructura única del órgano hace que este intercambio de gases sea altamente eficiente.

Combine el hidrógeno con el oxígeno y obtendrá electricidad, y, a diferencia de la quema de combustibles fósiles, el único subproducto es el agua. Por esa razón, los investigadores han estado investigando el combustible de hidrógeno durante décadas, pero simplemente no han encontrado una manera de producirlo que sea lo suficientemente eficiente como para que valga la pena.

Esto se debe principalmente a que el hidrógeno a menudo no existe por sí solo en la naturaleza; necesitamos aislarlo, a menudo separando el agua en hidrógeno y oxígeno.

El pulmón de los investigadores de Stanford es esencialmente una bolsa creada a partir de una película de plástico grueso. Pequeños poros repelentes al agua cubren el exterior de la bolsa, mientras que las nanopartículas de oro y platino se alinean en su interior.

Al colocar la bolsa en el agua y aplicar voltaje, los investigadores pudieron hacer que el dispositivo cree energía con una eficiencia un 32 por ciento más alta que si pusieran una película plana. Afirman que esto se debe a que la forma similar a los pulmones hizo un mejor trabajo que otros diseños de celdas de combustible para minimizar las burbujas que pueden formar, y dañar la eficiencia, durante el proceso de generación de energía.

«La geometría es importante», dijo la investigación de Stanford Yi Cui a New Scientist.

El equipo ahora se enfocará en ampliar su diseño y encontrar una manera de tolerar temperaturas más altas. En este momento, no funciona a más de 100 grados Celsius, lo que podría ser un problema para las aplicaciones comerciales.

Fuente: New Scientist.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

3 comentarios

  1. La verdad que no es un trabajo que le envidie a nadie hacer la electrólisis de hidrogeno más eficiente, y usar «alveolos» para intercambiar los gases que se van produciendo atraves una membrana parece muy ingenioso.
    Pero que no pueda funcionar a más de 100 grados me molesta un poco, suena a que haría aún más difícil la recuperación de la energía de la formación del H2 y O2.
    ¿No pueden aumentar la presión de todo el sistema o algo así? ¿O su limitante no es la evaporación del agua?

    • tienes toda la razon es raro que no puedan hacerlo trabajar a mas presion pero creo que podrian hacer que el agua fuese mas fria a traves de disipadores de aluminio o cobre e incluso el avitaculo donde se genera la electrolicis sea como un disipador gigante de aluminio como los de los cpu. es una lastima.

  2. Alejandro González el

    No comprendo ¿No sé supone que es imposible sacar energía del agua por el simple hecho de que separar sus moléculas requiere la misma o más energía de la que produce?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: