Científicos desarrollan un “milagroso” nuevo método para reciclar cemento

Publicado el
Científicos desarrollan un “milagroso” nuevo método para reciclar cemento

La primera producción de cemento eléctrico en un horno de arco eléctrico en el Materials Processing Institute, Reino Unido. / Instituto de Procesamiento de Materiales

Un equipo de la Universidad de Cambridge ha creado una metodología que reduce drásticamente las emisiones de carbono en la producción de concreto.  Este avance, descrito por los investigadores como «un milagro absoluto», podría ser clave en la transición hacia una economía sin emisiones netas de carbono.

El método emplea hornos de arco eléctrico, comúnmente utilizados para reciclar acero, para reciclar también cemento, el componente más contaminante del concreto. 

Contaminante

Dado que el concreto es el segundo material más usado en el mundo, responsable de aproximadamente el 7.5% de las emisiones de CO2 antropogénicas, encontrar una solución rentable y escalable para reducir estas emisiones es uno de los mayores desafíos de descarbonización a nivel global.

Los investigadores descubrieron que el cemento usado es un sustituto eficaz para el fundente de cal utilizado en el reciclaje de acero. Este fundente, que usualmente se convierte en un residuo llamado escoria, puede ser reemplazado por cemento reciclado, que se reutiliza para producir nuevo concreto.

Según el estudio publicado en Nature, este proceso no añade costos significativos a la producción de concreto o acero y reduce considerablemente las emisiones de ambos. 

Pruebas recientes del Instituto de Procesamiento de Materiales demostraron que el cemento reciclado puede producirse a escala en un horno de arco eléctrico, marcando la primera vez que esto se logra.

El nuevo método

A pesar de que el cemento representa una pequeña fracción del concreto, es responsable del 90% de sus emisiones. La fabricación de cemento implica el clinkering, un proceso que libera grandes cantidades de CO2 al calentar caliza a mil450°C.

Durante la última década, los científicos han buscado sustitutos para el cemento, como la ceniza volante, pero estas alternativas no pueden satisfacer la demanda global, que ronda los cuatro mil millones de toneladas anuales.

El Dr. Cyrille Dunant, coautor del estudio, explicó que triturar concreto viejo y reutilizar el cemento en hornos de arco eléctrico podría reactivar el material sin incrementar costos. Este nuevo proceso de «Cemento Eléctrico de Cambridge» podría llegar a producir mil millones de toneladas al año para 2050.

El equipo ha patentado el proceso para apoyar su comercialización, esperando que este avance impulse tanto a la industria como a los gobiernos a innovar más allá del sector energético en la lucha contra las emisiones de carbono. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *