Científicos descubren cómo detectar microplásticos en órganos humanos

Publicado el
Científicos descubren cómo detectar microplásticos en órganos humanos

Microplásticos (Oregon State University)

La contaminación por plástico de la tierra, el agua y el aire es un problema de carácter mundial. Incluso cuando, por ejemplo, una botella o bolsa de plástico se rompe hasta no parecer un problema, los pequeños fragmentos siguen contaminando el medio ambiente.

Estudios recientes han encontrado microplásticos en la nieve del Ártico y los suelos alpinos. Otros, incluso, hallaron evidencia de estos en los océanos más profundos. Por si fuera poco, otro estudio señaló hace casi un año que las personas ingerían al menos 50.000 partículas de plástico al año a través de la comida, el agua y el aire que respiramos.

A pesar que claramente representa un peligro para los ecosistemas del mundo, aún no se conoce el impacto potencial en la salud humana.

Con esto en mente, un equipo de investigadores encontró un método para detectar micro y nanoplásticos en órganos y tejidos humanos.

Los resultados fueron presentados en una reunión de la American Chemical Society (ACS).

Rastreando plástico en órganos

“Puedes encontrar plásticos que contaminan el medio ambiente en prácticamente todos los lugares del mundo y, en unas pocas décadas, hemos pasado de ver el plástico como un beneficio maravilloso a considerarlo una amenaza”, dice Charles Rolsky, quién presentó el trabajo en la reunión. 

“Hay evidencia de que el plástico se está abriendo camino en nuestros cuerpos, pero muy pocos estudios lo han buscado allí. Y en este punto, no sabemos si este plástico es solo una molestia o si representa un peligro para la salud humana ”.

Para averiguarlo, el equipo utilizó un método llamado espectrometría de masas que permitió detectar las partículas de plástico en tejidos y órganos humanos. Además, aplicaron espectrometría μ-Raman y citometría de flujo.

Rolf Halden de la Universidad Estatal de Arizona agregó que esta plataforma de investigación permitirá buscar las partículas que son demasiado pequeñas para el ojo humano. “El riesgo [para la salud] reside realmente en las partículas pequeñas”.

Decenas de tipo plástico encontradas

Luego de probar sus métodos en 47 muestras de tejido de pulmón, hígado, bazo y riñón obtenidas de un banco de tejidos, el equipo encontró decenas de tipo de plástico, incluido el tereftalato de polietileno (PET) utilizado en botellas de plástico para bebidas y el polietileno utilizado en bolsas de plástico.

Además de todo lo mencionado, el equipo encontró bisfenol A (BPA), un químico utilizado para fabricar plásticos, en las 47 muestras. Según la Agencia de Protección Ambiental, el BPA “es un tóxico reproductivo, del desarrollo y sistémico en estudios con animales”, por lo que podría ser dañino para la salud humana.

«Nunca queremos ser alarmistas, pero es preocupante que estos materiales no biodegradables que están presentes en todas partes [puedan] ingresar y acumularse en los tejidos humanos», dijo Varun Kelkar del estado de Arizona. Universidad, parte del equipo de investigación.

Con el nuevo estudio, Kelkar confía que el nuevo método otorgue información clave para realizar los estudios epidemiológicos pertinentes. De esa manera se podrá determinar cuáles son los riesgos parar la salud humana.

Los investigadores plantean compartir la herramienta en línea para que otros investigadores puedan informar sus resultados de manera estandarizada. Este recurso compartido ayudará a construir una base de datos de exposición al plástico para que podamos comparar las exposiciones en órganos y grupos de personas a lo largo del tiempo y el espacio geográfico”, agregó Halden. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *