Científicos descubren el secreto de la excepcional fertilidad de la rata topo desnuda

Publicado el
Científicos descubren el secreto de la excepcional fertilidad de la rata topo desnuda

Foto: Smithsonian’s National Zoo

La rata topo desnuda es un animal excepcional, quizá el mamífero más extraño que existe. Heterocephalus glaber no tiene pelaje, es esencialmente de sangre fría y, en momentos de falta de oxígeno, su metabolismo se vuelve similar al de una planta.

Una de las cosas que más llama la atención de los científicos es la capacidad de la rata topo desnuda para mantenerse longeva. Su vida es bastante larga, saludable y con mucha descendencia.

“Es el roedor más longevo, casi nunca tiene cáncer, no siente dolor como otros mamíferos, vive en colonias subterráneas y solo la reina puede tener crías”, comenta maravillado Miguel Brieño-Enríquez, especialista en ciencias de la reproducción de la Universidad de Pittsburgh. «Pero para mí, lo más sorprendente es que nunca dejan de tener bebés, no tienen una caída en la fertilidad a medida que envejecen. Queremos entender cómo lo hacen».

En la gran mayoría de mamíferos, las hembras nacen con todos los óvulos que producirán durante toda la vida. Con el tiempo, este suministro se va agotando, ya sea por la muerte de las células o por la menstruación. La fertilidad disminuye con la edad, pero eso no ocurre en las ratas topo desnudas.

 

Millones de óvulos

Para entender cómo se mantienen fértiles a lo largo de su vida, Brieño-Enríquez y su equipo compararon a estos mamíferos sin pelo con ratones, y descubrieron que las ratas topo desnudas nacen con una cantidad excepcionalmente grande de óvulos.

De acuerdo con su investigación publicada en Nature, después de solo ocho días de vida, la rata topo desnuda hembra promedio tenía 1,5 millones de óvulos en ambos ovarios, 95 veces más que un ratón de la misma edad.

Además, la cantidad de óvulos pareció aumentar día a día desde que nació, «incrementando la posibilidad», escriben los autores, «de que las células germinales se estén dividiendo activamente en el ovario posnatal» de la rata topo para formar óvulos, algo que en definitiva no ocurre en nuestra especie.

«Este hallazgo es extraordinario. Desafía el dogma establecido hace casi 70 años, el cual afirmaba que las hembras de mamíferos están dotadas de un número finito de óvulos antes o poco después del nacimiento, sin que se realicen adiciones a la reserva ovárica a partir de entonces«, dice Ned Place, endocrinólogo de la Universidad de Cornell.

 

Efectos en la salud

Los investigadores sospechan que la fertilidad de por vida de las ratas topo desnudas es una adaptación extraordinaria a su larga vida y estructura social única. La mayoría de las colonias tienen una sola reina, una hembra reproductora dominante. Si esta muere o es retirada de la colonia, otras hembras deben estar listas para dar un paso al frente y luchar hasta la muerte para ocupar su lugar.

Probablemente por esta razón incluso las hembras subordinadas de una colonia, que no se reproducen activamente, parecen mantener abundantes células germinales en sus ovarios.


Si los científicos logran descubrir cómo los ovarios de la rata topo desnuda continúan prosperando en su vida posterior, entonces tal vez ese conocimiento pueda ayudar a nuestra propia especie.

«El ovario es más que una simple fábrica de bebés«, indica. «La salud de los ovarios influye en el riesgo de cáncer, la salud del corazón e incluso la esperanza de vida. Una mejor comprensión de los ovarios nos ayudaría a encontrar formas de mejorar la salud en general».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *