Científicos identifican aves exóticas representadas en las misteriosas líneas de Nazca

0

Las Líneas de Nazca, una serie de enormes geoglifos grabados en el desierto peruano, han desconcertado a los científicos durante mucho tiempo. Creados por pobladores pre incaicos entre el siglo IV a. C. y en el siglo X a. C., presenta líneas rectas que miden hasta 50 kilómetros de largo, formas geométricas que van desde triángulos a trapecios y espirales, y alrededor de 70 representaciones de plantas y animales.

Desde finales de los años 20 y 30, los académicos han planteado una serie de posibles explicaciones para su existencia. Paul Kosok y María Reiche, investigadores que fueron de los primeros en estudiar la escena en profundidad, afirmaron que los glifos tenían un propósito astronómico y de calendario, mientras que John Reinhard, autor de Las Líneas de Nasca: una nueva perspectiva sobre su origen y significados, sugirió que las líneas «condujeron a lugares donde se realizaban rituales para obtener agua y fertilidad de los cultivos».

Pero un nuevo estudio publicado en el Journal of Archaeological Science introduce un factor que complica estas teorías. Un trío de investigadores japoneses: Masaki Eda del Museo de la Universidad de Hokkaido, Takeshi Yamasaki del Instituto de Ornitología de Yamashina y Masato Sakai de la Universidad de Yamagata a través de un análisis ornitológico de los glifos aviares de las Líneas de Nazca han revelado que muchas de las aves en cuestión estaban previamente identificadas erróneamente.

En un comunicado de prensa, Eda explica: «Hasta ahora, las aves en estos dibujos se han identificado en base a impresiones generales o algunos rasgos morfológicos presentes en cada figura».

Los investigadores no pudieron identificar definitivamente este glifo, comúnmente clasificado como cóndor (Diego Delso a través de Wikimedia Commons bajo CC BY-SA 4.0)

Para evaluar mejor las identidades de las aves, Eda y sus colegas observaron más de cerca los rasgos morfológicos de cada figura, incluidos los picos, cabezas, cuellos, cuerpos, alas, colas y pies. A continuación, el equipo comparó estas observaciones con más de 2 000 dibujos científicos de especies nativas de aves peruanas.

En última instancia, los investigadores reclasificaron tres de los 16 glifos estudiados. Un grabado, una vez identificado como un colibrí, en realidad retrata a un ermitaño, un subgrupo de colibríes que se sabe que vive en las regiones boscosas del norte y este del Perú en lugar del desierto del sur donde se encuentran las líneas. El ermitaño fue reconocido en base a sus tres dedos puntiagudos; pico largo y delgado; y plumas alargadas de la cola. Comparativamente, la mayoría de los colibríes tienen colas bifurcadas o en forma de abanico.

El segundo glifo recién identificado, descrito anteriormente simplemente como «un pájaro», representa un pelícano que vive en la costa. Pero los investigadores no pudieron identificar a todas las aves, ya que algunas tenían rasgos morfológicos que no eran reconocibles. Es posible, por lo tanto, que algunos de los dibujos representen linajes extintos o simplemente sean inexactos.

 

Las Líneas de Nazca también representan criaturas no aviares como este mono (Diego Delso a través de Wikimedia Commons bajo CC BY-SA 4.0)

También algunas de las aves que se ven en las Líneas de Nazca se encuentran en regiones alejadas de las llanuras desérticas de Perú. De acuerdo a los investigadores es posible que los creadores de los dibujos se encontraron con estas aves exóticas mientras recolectaban comida en la costa.

Eda dice que «si las aves exóticas no fueran significativas para la gente de Nasca, no habría razón para dibujar su geoglifo, por lo tanto, su existencia debe estar estrechamente relacionada con el propósito de grabar geoglifos. Pero la razón es difícil de responder «.

Aunque los científicos no están seguros del propósito exacto de las Líneas de Nazca, saben muy bien cómo fue que las hicieron. Los habitantes de la zona crearon los geoglifos pulverizando rocas y exponiendo la arena de color más claro que se oculta debajo. Mientras que la mayoría de los grabados sobreviven como contornos, varios fueron hechos eliminando rocas del interior de una forma deseada en lugar de eliminar bloques exteriores para construir un borde.

En el futuro, los investigadores planean tener una comprensión más clara de por qué las especies destacadas en los glifos eran tan importantes para esta cultura pre-inca.

Fuente: Live Science.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.