Científicos identifican un mecanismo que relaciona la falta de sueño con el Alzheimer

Publicado el
Científicos identifican un mecanismo que relaciona la falta de sueño con el Alzheimer

Si eres de los que están atravesando por problemas para dormir, será mejor que regules tu ciclo circadiano porque estas no son buenas noticias. Los científicos han encontrado un mecanismo que vincula la falta de sueño con la acumulación de proteínas asociadas al Alzheimer.

Los ritmos circadianos son las variaciones fisiológicas asociadas con cambios ambientales rítmicos, regulando el sueño y vigilia. Estos se alteran con los malos hábitos de sueño, el estrés y, naturalmente, por el envejecimiento. Cuando una persona no duerme lo suficiente, las células inmunitarias no tienen tiempo de limpiar el tejido nervioso de las sustancias de desecho que se acumulan a lo largo del día.

Por supuesto que esto no ocurre por una mala noche, sino que es el resultado de la acumulación de mucho tiempo con trastornos de sueño; irregularidades que comienzan mucho antes de que los síntomas de Alzheimer se manifiesten.

Células afectadas por falta de sueño

Un estudio recientemente publicado en PLOS Geneticsaborda cómo un tipo de células inmunitarias migran al cerebro en la etapa avanzada de la enfermedad de Alzheimer. Estas células, llamadas macrófagos, se «comen» a los productos de desecho, que también pueden ser proteínas defectuosas. De esa manera y, como agentes de limpieza, se encargan de prevenir daños tóxicos.

Los experimentos se realizaron en cultivos celulares con células inmunitarias derivadas de ratones modificados genéticamente con ritmos circadianos alterados. Estas, eliminaban en un solo ciclo diario a las proteínas beta-amiloides, evitando su acumulación y, por lo tanto, el desarrollo de la enfermedad neurodegenerativa.

A medida que en la superficie celular aumentaban los niveles de otro tipo proteico, los heparanos, se ralentizaba la eliminación de las proteínas beta-amiloides. Pero las células inmunitarias perdieron rápidamente su ritmo cuando se alteró su reloj circadiano, sugiriendo que los heparanos de la superficie celular y las células inmunitarias están bajo el control circadiano.

«Estos datos resaltan que la regulación circadiana en las células inmunitarias puede desempeñar un papel en la intrincada relación entre el reloj circadiano y la enfermedad de Alzheimer«.

Investigaciones anteriores ya habían encontrado que las malas noches aumentan la producción de proteínas. Por ejemplo, una sola noche de mal sueño provoca un aumento de las proteínas, y una semana con noches sin dormir de igual forma conduce a la acumulación de otra proteína llamada tau. De modo que, los problemas crónicos del sueño pueden causar significativos problemas.

Cronoterapéuticos

Sin embargo, es importante hacer hincapié en que, aunque la relación se hace un poco más evidente ahora, aún no tenemos claro si las interrupciones del reloj circadiano son un factor causal o una consecuencia fisiológica de la enfermedad de Alzheimer.

Conocer el ritmo circadiano de las células inmunitarias también puede tener implicaciones para otros trastornos que, como la enfermedad de Alzheimer, están relacionados con la inflamación, incluida la depresión.

«Comprender cómo nuestros ritmos circadianos son capaces de regular los niveles de proteínas en la superficie celular para controlar la acumulación de beta-amiloide puede conducir al desarrollo de cronoterapéuticos que alivian los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, así como de otras enfermedades inflamatorias».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.