Científicos japoneses identifican el glaciar que más rápido se está derritiendo en la Antártida oriental

Publicado el
Científicos japoneses identifican el glaciar que más rápido se está derritiendo en la Antártida oriental

Expedición japonesa estudiando el glaciar Shirise / Kazuya Ono

El cambio climático sigue mostrando sus consecuencias. Un equipo de investigadores japoneses descubrió un profundo canal submarino en la Antártida que podría hacer colapsar una de las plataformas de hielo del continente. Los resultados del estudio fueron publicados en Nature Communications.

El glaciar Shirase en la Antártida oriental tiene un canal a cientos de metros de profundidad. Este canal parece estar desplazando el agua tibia del océano directamente contra la base de la plataforma de hielo del glaciar. Esta base, conocida como “la lengua” del glaciar Shirase, se adentra en la bahía cercana como una península.

El glaciar Shirase

Los científicos, dirigidos por Daisuke Hirano del Instituto de Ciencias de Baja Temperatura de la Universidad de Hokkaido, encontraron que el canal de agua tibia está causando que la lengua se derrita de abajo hacia arriba a un ritmo alarmante.

La base de la lengua del glaciar Shirase está perdiendo de 7 a 16 metros de hielo por año, lo que la convierte potencialmente en la región de más rápido derretimiento en la Antártida oriental. “Esto es igual o tal vez incluso supera la tasa de fusión debajo de la plataforma de hielo de Totten”, dijo Hirano en un comunicado. “Se pensaba que [Totten] estaba experimentando la tasa de fusión más alta en la Antártida oriental, a una tasa de 10 a 11 metros por año”, añadió.

El hielo marino denso evita que los barcos de investigación se acerquen lo suficiente para hacer las observaciones necesarias.

Shirase es parte de la capa de hielo de la Antártida, una vasta reserva congelada que contiene más del 60% del agua dulce del mundo. El cambio climático está haciendo que la capa de hielo se derrita a un ritmo cada vez más rápido. Hoy, derrite seis veces más rápido que en 1992 y vierte más de 500 mil millones de toneladas de agua al mar cada año.

Si toda la capa de hielo se derritiese, podría elevar el nivel global del mar en 60 metros. Sin embargo, incluso un aumento de 60 centímetros podría poner a cientos de millones de personas en riesgo de perder sus hogares por las inundaciones.

Para leer: El cambio climático está volviendo verde partes de la Antártida, pero no es hierba

El estudio

Aun así, las tasas de derretimiento para muchas regiones de la Antártida siguen siendo poco estudiadas. El hielo marino denso evita que los barcos de investigación se acerquen lo suficiente para hacer las observaciones necesarias. Ese fue el caso de Shirase, hasta que un pedazo de hielo se desprendió a fines de 2016 finalmente abrió un camino hacia el glaciar.

A principios de 2017, los científicos a bordo de un barco de investigación japonés navegaron lo suficientemente cerca de “la lengua” de Shirase para analizar 31 puntos diferentes alrededor de la plataforma de hielo. Los investigadores midieron la temperatura, la salinidad y los niveles de oxígeno del agua circundante.

Erosión causada del glaciar Shirize por el agua caliente / Daisuke Hirano et al

A partir de estas variables, el equipo estimó cuánta agua dulce se había mezclado con el agua salada del mar y dónde fluían las corrientes más cálidas. Las mediciones de radar les ayudaron a trazar un mejor mapa de la geografía submarina del área.

El estudio reveló un punto caliente atípico de agua cálida, corriendo a lo largo de una depresión previamente desconocida, cientos de metros debajo de la lengua del glaciar Shirase. Esa agua tibia choca con el borde del glaciar y rebota hacia arriba, chocando contra el fondo de la lengua de hielo. Luego vuelve a girar en U hacia el mar nuevamente, llevándose consigo una gran cantidad de hielo derretido.

El calentamiento del continente helado está ocurriendo frente a nuestros ojos. El mes pasado una investigación publicada en Nature Climate Change, indicó que el Polo Sur se estaba calentando tres veces más rápido que el resto del planeta.

Más sobre la Antártida:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *