Científicos reportan lo que podrían ser los pedazos más grandes de granizo que jamás se hayan registrado

Publicado el
Científicos reportan lo que podrían ser los pedazos más grandes de granizo que jamás se hayan registrado

Uno de los granizos de la tormenta en Argentina. (Victoria Druetta)

A menudo hablamos de granizo en términos deportivos. Granizo del tamaño de una pelota de golf. Granizo del tamaño de una pelota de tenis. Pero «granizo del tamaño de una pelota de voleibol» es algo inesperada.

Una tormenta del 2018 en Argentina arrojó piedras de granizo monstruosas, una de las cuales puede haber establecido un nuevo récord mundial. Investigadores de la universidad de Penn State observaron más de cerca la tormenta y propusieron una nueva clasificación para granizo de más de 6 pulgadas: «gigantesco».

Un granizo particular registrado de la tormenta midió entre 18.5 centímetros y 23.6 centímetros de ancho. Los investigadores estimaron el tamaño basado en una fotografía. El registro actual de granizo pertenece a un granizo del 2010 de Dakota del Sur que registró 20 centímetros de ancho.

El equipo de Penn State examinó imágenes de granizo recogidas de la tormenta, entrevistó a testigos presenciales y examinó daños en Villa Carlos Paz, una ciudad en el centro de Argentina.

«Un caso tan bien observado es un paso importante hacia la comprensión de los entornos y las tormentas que producen granizo gigantesco y, en última instancia, cómo anticipar y detectar tales eventos extremos», dijo el meteorólogo de Penn State Matthew Kumjian, autor principal de un artículo sobre el granizo publicado. este mes en el Boletín de la American Meteorological Society.

El granizo no tiene que ser tan grande como el de la tormenta argentina de 2018 para causar daños significativos a hogares, vehículos y cultivos.

El granizo evoca imágenes de películas de ciencia ficción de los años 50 con objetos cayendo de gran tamaño cayendo desde el cielo. «Es increíble», dijo Kumjian. «Este es el extremo superior de lo que esperarías del granizo».

Fuente: Science Alert. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *