Científicos revelan los secretos de la antigua tinta egipcia ayudándose de la física

Publicado el
Científicos revelan los secretos de la antigua tinta egipcia ayudándose de la física

Detalle de un tratado médico de la biblioteca del templo de Tebtunis / The Papyrus Carlsberg Collection

La escritura es uno de los más grandes avances de la humanidad. Y aunque sirvió para iluminarnos con el conocimiento, aún quedan algunos detalles que no conocemos. Por ejemplo, ¿cómo mezclaron su tinta roja y negra los egipcios? Ahora, una investigación publicada en PNAS nos ayuda a responder esa pregunta.

Sabemos que los antiguos egipcios usaban tintas para escribir al menos desde el 3200 a. E.C. Sin embargo, las muestras estudiadas en este caso datan de los años 100-200 d.C. y se obtuvieron originalmente de la famosa biblioteca del templo de Tebtunis. Esta es la única biblioteca institucional a gran escala que se sabe ha sobrevivido durante ese período.

El análisis  

Los investigadores utilizaron técnicas de radiación de sincrotrón y rayos X de alta potencia para analizar muestras microscópicas de 12 fragmentos de papiro antiguo. El análisis reveló la composición elemental, molecular y estructural de las tintas con un gran nivel de detalle.

“Al aplicar tecnología de vanguardia del siglo XXI para revelar los secretos ocultos de la tecnología de tinta antigua, estamos contribuyendo a descubrir el origen de las prácticas de escritura”, dice la física Marine Cotte de la Instalación Europea de Radiación Sincrotrón (ESRF).

Los investigadores sugieren que las tintas rojas, que se usan típicamente para resaltar títulos, instrucciones o palabras clave, probablemente fueron coloreadas por el pigmento ocre. Llegaron a esta conclusión gracias a los rastros de hierro, aluminio y hematita.

El análisis también arrojó presencia de plomo en las tintas negra y roja. Curiosamente ninguno de los pigmentos tradicionales utilizados para colorear está hecho a base de plomo. Esto sugiere que los antiguos egipcios agregaron el material con fines técnicos. “Los secadores a base de plomo evitan que el aglutinante se extienda demasiado cuando se aplica tinta o pintura sobre la superficie del papel o papiro”, escribe el equipo en su estudio.

“De hecho, en el presente caso, el plomo forma un halo invisible que rodea a las partículas ocre”, añadieron los investigadores.

Compleja receta

Además de explicar cómo los antiguos egipcios mantuvieron su papiro sin manchas, el estudio también sugiere algunas técnicas de fabricación de tinta bastante especializadas. Es probable que los sacerdotes del templo que escribieron con esta tinta no fueran los que originalmente la mezclaban.

“El hecho de que el plomo no se haya añadido como pigmento, sino como secador, infiere que la tinta tenía una receta bastante compleja y no podía ser hecha por cualquiera”, dice el egiptólogo Thomas Christiansen, de la Universidad de Copenhague. “Presumimos que hubo talleres especializados en la preparación de tintas”, añade.

La preparación de tinta roja dentro de un taller también se ha mencionado en un documento griego fechado en el siglo III d.C. Esto respaldaría la idea de la mezcla de tinta especializada en Egipto y en todo el Mediterráneo. Esta técnica también se adoptó en la Europa del siglo XV cuando comenzaron a aparecer pinturas al óleo.

Los investigadores están planeando más pruebas y diferentes tipos de análisis, pero lo que han encontrado hasta ahora ya es fascinante. Es un ejemplo más de lo avanzados que estuvieron los antiguos egipcios en algunos aspectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *