Científicos sintetizan una molécula capaz de combatir más de 200 cepas bacterianas resistentes

Publicado el
Científicos sintetizan una molécula capaz de combatir más de 200 cepas bacterianas resistentes

La cada vez más grande resistencia de las bacterias a los antibióticos está desencadenando serios problemas en la salud pública. Ante esta incertidumbre podríamos tener a una pequeña aliada. Se trata de una molécula llamada fabimicina.

Esta se dirige a las bacterias gramnegativas, un grupo de patógenos difíciles de matar y que causan infecciones del tracto urinario, los pulmones e incluso el torrente sanguíneo. Son tan peligrosas que en un año más de un tercio de las personas con infecciones sanguíneas fallecen. Su resistencia se debe a una membrana externa protectora que las protege de sustancias como los antibióticos.

«Uno de estos objetivos prometedores es la enzima FabI, que cataliza el paso determinante de la velocidad en la biosíntesis de ácidos grasos bacterianos. En particular, los inhibidores de FabI han avanzado a ensayos clínicos para infecciones por Staphylococcus aureus, pero no para infecciones causadas por bacterias Gram-negativas«, escriben los autores de la investigación publicada en ACS.

 

Molécula formidable

La fabimicina supera estos problemas al pasar a través de la capa externa de la célula, evitando las defensas de la bacteria. Por otro lado, la fabimicina tiene una acción más localizada, lo que evita la eliminación de bacterias comensales, otro problema de los tratamientos actuales.

En las pruebas, la molécula tuvo un efecto sobre más de 200 tipos de bacterias resistentes a los medicamentos. Los científicos comenzaron con un antibiótico eficaz contra las bacterias grampositivas. Luego hicieron varios cambios estructurales para darle a la molécula el poder de burlar las membranas de las cepas gramnegativas.

Encontraron que en modelos de ratones con neumonía e infecciones del tracto urinario, la fabimicina reducía los niveles de bacterias dañinas a los niveles de antes de la infección.

«Dada la prometedora actividad de la fabimicina en modelos de infección en ratones y los datos alentadores de que es mucho más estable en plasma humano y de rata, es razonable creer que la eficacia de la fabimicina puede mejorar a medida que se usa para tratar infecciones en organismos superiores», escribe el equipo.

 

Avances biosintéticos

A medida que pasa el tiempo, comprendemos más acerca de las bacterias gramnegativas, ya sea por la forma en que se ensamblan a nivel molecular o cómo funcionan dentro del cuerpo. Toda esa información es útil para lograr detener el daño que causa.

Además, alcanzar la biosíntesis de una molécula como la fabimicina es un desarrollo prometedor y el resultado de mucho esfuerzo e investigación, algo que no sucede todos los días.

A pesar de ello, aún queda mucho trabajo por hacer antes de que la fabimicina pueda incorporarse a un medicamento que realmente se use, pero las señales son buenas.

«La potencia de la fabimicina, combinada con la muy baja frecuencia de resistencia y la aparente falta de resistencia preexistente, es un buen augurio para su traducción», concluyen los investigadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.