¿Cómo clasificamos la vida?

Publicado el
¿Cómo clasificamos la vida?

Desde que apareció en la Tierra, la vida ha ido evolucionando por más de 3.500 millones de años, desde formas unicelulares hasta organismos más complejos. No podemos apreciar cambios genéticos a lo largo de la vida de un organismo pero, la composición genética de una especie va cambiando conforme pasan las generaciones y conforme su entorno sufre variaciones. Si consideramos esto, sumado a la diversidad de organismos a nuestro alrededor, incluyendo los que no se pueden observar a simple vista hasta los más grandes como los árboles, no es una sorpresa la abrumadora biodiversidad de la Tierra.

La jerarquía

Clasificarlos no es tarea sencilla, de hecho apenas hemos conseguido identificar y clasificar una pequeña cantidad de especies del total que se estima existen. Sin embargo, hay una disciplina que permite a los biólogos clasificar los organismos vivos de una forma lógica y que facilite su estudio. Esta disciplina se llama taxonomía y, ordena la vida en grupos con significado biológico. Estos grupos se denominan taxones. Cada taxón agrupa a especies en una jerarquía basada en la inclusión, es decir que un taxón abarca a otro taxón de menor jerarquía y este a otro. Así, por ejemplo, el género Ursus (el de los osos) es un taxón incluido dentro de la familia Ursidae, que a su vez es un taxón incluido dentro del orden Carnivora.

Siguiendo esta lógica jerárquica, sobre el orden está la Clase, y sobre este, el Filum, que a su vez está dentro de la categoría taxonómica llamada Reino. En los tiempos de Linneo (el naturalista que clasificó y nombró a muchísimas especies) los seres vivos eran clasificados en dos reinos: Animalia y Plantae pero, ahora tenemos muy claro que solo estos dos no representan toda la biodiversidad. El reino Protista apareció en el siglo XIX, cuando se reconoció a los microorganismos como seres distintos a los animales y las plantas. Luego, los hongos, levaduras y moho se agruparon en otro reino, el Fungi.

Naturalistas del siglo XIX. (Otto Roth)
De reinos y dominios

Con el paso del tiempo, los biólogos aprendieron que no todos lo microrganismos eran iguales. Algunos no poseían núcleos y demás estructuras membranosas, como mitocondrias o cloroplastos. Nos referimos a las bacterias que, conformaron su propio reino el cual, por aquel entonces, se denominó Monera.  Probablemente, los cinco reinos mencionados fueron los que te enseñaron en la escuela primaria. Sin embargo, está clasificación fue modificada en la década de los noventa.

Los biólogos se dieron cuenta que el reino Monera estaba formado por dos tipos de organismos que tienen características en común pero son muy distintos. Es decir, reconocieron la diversidad de las arqueas, microorganismos adaptados a ambientes extremos. Así, el reino de los moneras fue desplazado por el reino Eubacteria (bacterias) y Archaeabacteria (arqueas).

Por lo tanto, si llevas la cuenta, la vida actualmente está clasifica en 6 reinos. A su vez, estos están agrupados en tres dominios: Bacteria, Achaea y Eukarya. Las bacterias y arqueas son organismos unicelulares procariotas. Es decir, no poseen un núcleo verdadero. Por el contrario, los eucariotas, son todos los organismos cuyas células tienen el material genético dentro de un núcleo. En este domino están los protistas, hongos, plantas y animales. El origen de estos tres dominios, es decir, el ancestro de todos los organismo vivos, es parte de una próxima historia.

 

Una respuesta a «¿Cómo clasificamos la vida?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *