¿Cómo se formaron las placas tectónicas? Nueva hipótesis da otra alternativa

Publicado el
¿Cómo se formaron las placas tectónicas? Nueva hipótesis da otra alternativa

Placas tectónicas (Wikimedia Commons)

La información que tenemos sobre cómo se produjeron las placas tectónicas en la Tierra es muy escasa. Ahora, un equipo de científicos acaba de presentar una nueva hipótesis para explicar esta característica de nuestro planeta.

Los resultados se publicaron en Nature Communications.

Antecedentes

Nuestro planeta tiene una edad de más de 4.500 millones de años. Unos cuantos cientos de miles de años después, como sugieren algunos estudios, habrían aparecido las placas tectónicas. Sin embargo, es muy difícil determinar cómo se generaron.

En 2014, unos científicos desarrollaron un modelo de la corteza terrestre que mostraba que en la base había una zona de baja presión. Esto habría provocado que una parte de la corteza se hundiera en el manto superior.

A medida que este proceso se repitió con el tiempo, creó una gran placa tectónica. Cuando el periodo fue mucho más largo, el mismo proceso pudo crear más placas tectónicas.

En ese momento, Michael Brown, petrólogo de la Universidad de Maryland explicó que su modelo replicaba plausiblemente lo que se ve en la actualidad.

“Muestra cómo comenzar la subducción y cómo eso podría haber progresado a la tectónica global, y proporciona una cantidad de tiempo entre los dos (mil millones de años) que es consistente con el registro de las rocas”, explicó en su momento.

Un nuevo enfoque

Esta nueva investigación, por otro lado, presenta un modelo bastante diferente para explicar el origen de las placas tectónicas.

Según este equipo de científicos, hace miles de millones de años, el caparazón recientemente formado de la Tierra se calentó. Esto provocó su expansión, causando una fractura que resultó en lo que ahora conocemos como placas tectónicas.

«Aquí utilizamos modelos de concha esférica 3D para demostrar un mecanismo de fractura autoorganizada análogo a la elevación litosférica impulsada por la expansión térmica», se explica en su artículo.

Modelo que muestra las últimas etapas de crecimiento y coalescencia en las placas tectónicas de la Tierra. Los colores muestran las tensiones; el color negro las fracturas. (Tang)

Esta hipótesis no es del todo nueva. En el siglo XIX se propuso que la Tierra se expandía para explicar la formación de las montañas. Sin embargo, fue desacreditada cuando se descubrió la tectónica de placas.

Dos posibilidades

“La respuesta radica en la consideración de los principales mecanismos de pérdida de calor que podrían haber ocurrido durante los primeros períodos de la Tierra”, dijo el científico planetario de la Universidad de Hong Kong, Alexander Webb.

“Si la advección volcánica, que transportaba material caliente desde la profundidad a la superficie, era el modo principal de pérdida de calor temprana, eso lo cambia todo”.

De esta manera, la respuesta se reduce a dos posibilidades. La pérdida de calor de la Tierra se produjo por conducción (irradiando por igual en todo el planeta) durante un largo período de tiempo. O los volcanes arrojaron lava (y calor) desde el interior del planeta hacia la superficie donde se enfrió.

Esta acumulación de material enfriado finalmente habría hundido y enfriado la litosfera, disminuyendo la velocidad de los volcanes junto con el enfriamiento general de la Tierra. A su vez, esto habría atrapado el calor interno del planeta, que expandió la corteza, haciendo que se agrietara y formara placas tectónicas.

“Nuestros experimentos numéricos muestran que las fisuras poligonales podrían desarrollarse en la superficie de la Tierra en respuesta a procesos litosféricos poco profundos, con uniones triples como subproductos de la fractura”, escribe el equipo en su artículo.

Es importante recalcar que el estudio solo presenta una hipótesis. Todavía estamos bastante lejos de comprender lo que sucedió en los inicios de vida de la Tierra. Sin embargo, con más evidencia, esta hipótesis representa un aporte importante para resolver la interrogante.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.