¿De qué está hecho el ADN?

Publicado el
¿De qué está hecho el ADN?

El ADN es llamado «molécula de la vida» pero es más que una simple molécula. Es una estructura que posee un código que regula el funcionamiento de cada célula dentro de todos los seres vivos. Además, controla cómo transmitir esa información, coordina todas las interacciones entre células y tejidos, controla su replicación, regulación y reparación. Pero, ¿qué es ese código y de qué está hecho que puede cumplir tantas funciones?

La cadena.

El ADN es un polímero, es decir una molécula muy grande formada por monómeros o moléculas más pequeñas llamadas nucléotidos. Estos monómeros son moléculas formadas por tres elementos: un carbohidrato, un grupo fosfato y una base nitrogenada. El carbohidrato es una pentosa, es decir, un azúcar de cinco carbonos. De hecho, el ADN debe su nombre a este azúcar, llamada desoxirribosa. Exacto, de ahí que su nombre sea «ácido desoxirribonucleico«. Lo de ácido y nucleico se debe a que, tanto el ADN como el ARN, son un tipo de macromoléculas denominadas ácidos nucleicos.

Las bases nitrogenadas son compuestos orgánicos que tienen en su composición dos o más átomos de nitrógeno. Las bases que conforman el ADN son cuatro: la adenina (A), guanina (G), citosina (C) y timina (T). Cada nucleótido está conformado por una base que lo diferencia. Entonces, ya tenemos los tres elementos de los nucleótidos, pero, ¿cómo se organizan todos estos para formar la molécula de ADN?

Nucleótidos del ADN (GoogleImages)

La molécula de ADN es una cadena de dos hebras que se enrollan entre sí formando lo que se conoce como doble hélice. El esqueleto lo forman pentosa tras pentosa unidas por grupos fosfatos y, en el otro extremo del carbohidrato está unida la base nitrogenada que sirve de puente entre las dos hebras, ya que se une a la base de la hebra complementaria mediante enlaces simples.

Nucleótidos unidos formando la doble hebra del ADN. (Google Images)
El código.

La adenina siempre está unida a la timina, y la guanina va siempre formando enlaces con la citosina. Por ello, las concentraciones de A son similares a T y las concentraciones de G son similares a las de C. Esta relación entre las bases se conoce como Ley de Chargaff, gracias a quien notó este patrón hace aproximadamente 100 años, Erwin Chargaff.

La información genética está codificada en un código basado en las 4 letras de las bases: ACGT. La secuencia de bases determinan las instrucciones que la célula debe seguir para cumplir sus funciones. Cada secuencia correlativa de 3 bases, se denomina codón y, cada codón codifica un aminoácido.

¿Y qué son los aminoácidos? Son los monómeros de unas moléculas muy diversas, las proteínas y, pues, las proteínas hacen casi todo lo que las células deben hacer. Entonces, una secuencia de bases nitrogenadas, es decir, una porción de ADN que se denomina gen, determina los aminoácidos, que distribuidos de manera específica uno tras otro, forman las proteínas. De ahí que en tus genes se determine si las células de tu piel producen mayor o menor cantidad de melanina o, que tengas el cabello rizado o más liso.

(Angelica Dass)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *