Descubierto nuevo dinosaurio gigante con brazos pequeños como el T. rex

Publicado el
Descubierto nuevo dinosaurio gigante con brazos pequeños como el T. rex

Hace cerca de 100 millones de años, la Patagonia argentina fue habitada por un temible predador que medía 11 metros de largo, con pequeños brazos y un peso de aproximadamente cuatro toneladas. El gigante carnívoro descubierto en el 2012 fue bautizado como Meraxes gigas. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Current Biology.

Quizá el aspecto más resaltante de M. gigas es que comparte algunos rasgos físicos con el Tyrannosaurus rex, como sus cortas extremidades delanteras (o brazos). Esto es sorprendente, ya que no existe una relación cercana entre ambas especies; el M. gigas se extinguió durante el periodo Cretácico Superior, unos 20 millones de años antes de que el T. rex haya aparecido.

Este nuevo dinosaurio forma parte del grupo de los carcarondontosáuridos: dinosaurios terópodos largos y predatorios caracterizados por sus huesos huecos, dentro de los cuales se encuentran algunos de los carnívoros más grandes que hayan pisado la Tierra, como el Giganotosaurus.

«El fósil de M. gigas muestra regiones del esqueleto nunca antes vistas, como los brazos y las piernas, que nos han ayudado a comprender algunas tendencias evolutivas y la anatomía de los carcarodontosáuridos», afirma el paleontólogo Juan Canale, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET) y de la Universidad Nacional de Río Negro.

Científicos argentinos, estadounidenses y canadienses hallaron los fósiles del 'Meraxes gigas' en 2012, en la provincia de Neuquén, Argentina.

Científicos hallaron fósil de Meraxes gigas. Fuente: El País

Brazos útiles

A partir de los restos del esqueleto, está claro que las extremidades anteriores tenían músculos fuertes. De ahí se deduce que los brazos no se habrían reducido por una falta de función.

Según el paleontólogo Canale, es posible que estos dinosaurios hayan utilizado sus brazos con fines reproductivos, como sostener a la hembra durante el apareamiento, o para ponerse de pie después de un descanso o una caída.

Este tamaño pequeño se debe a una reducción progresiva de las extremidades que alcanzan cierto límite, un 40% del tamaño del fémur aproximadamente. Sin embargo, aún falta descubrir el motivo de la reducción de los brazos, no solo en esta especie, sino también en otros grupos de carnívoros, como el T. rex.

El cráneo también es crucial

Otro gran hallazgo fue una serie de crestas, protuberancias, surcos y pequeños cuernos en el cráneo de M. gigas. Se cree que estos ornamentos surgieron durante la edad adulta y fueron utilizados para atraer a las parejas.

Como último dato, parece ser que a Juan Canale le encanta la saga de Canción de Hielo y Fuego; más conocida por su adaptación televisiva titulada Juego de Tronos. Así que tomó el nombre del dragón Meraxes para bautizar a su nuevo descubrimiento.

«Encontramos el lugar perfecto el primer día de búsqueda y develamos a M. gigas. Muy probablemente fue uno de los momentos más emocionantes de mi carrera», comparte Canale.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.