Descubren que los murciélagos pueden ‘predecir el futuro’

Publicado el
Descubren que los murciélagos pueden ‘predecir el futuro’

Un equipo de investigadores ha encontrado que los murciélagos son bastante hábiles para predecir dónde se encontrará su alimento.

De manera específica, estos pequeños animales calculan hacia dónde se dirige su presa mediante la construcción, sobre la marcha, de modelos predictivos del movimiento de su objetivo a partir de los ecos. Estos modelos son tan robustos que pueden seguir rastreando a sus presas incluso cuando desaparecen temporalmente detrás de obstáculos que bloquean el eco, como los árboles.

«De la misma forma en que un jugador de tenis necesita saber cuándo y dónde golpeará la pelota, un murciélago debe anticipar cuándo y dónde hará contacto con el insecto que está cazando«, dijo la autora principal Cynthia F. Moss. «El insecto está volando. El murciélago también está volando. En este entorno que cambia muy rápidamente, si el murciélago confiara en la información que obtuvo del eco más reciente, no vería al insecto».

El estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, mejora la comprensión de los comportamientos guiados por la audición en animales y humanos. En este último campo tenemos a las personas con discapacidad visual que escuchan sonidos para rastrear objetos en su entorno.

¿Cómo lo hacen?

Sabemos que los murciélagos usan la ecolocalización para reconocer la ubicación de los elementos que lo rodean, incluida una potencial presa. En ese sentido, deben reunir información tanto de la distancia como de la dirección del objetivo para rastrearlo con éxito. De esto depende que puedan alimentarse.

Dado que los murciélagos son tan buenos cazadores, el equipo de investigación se planteó que estos animales también deben estar usando de alguna manera la información para predecir hacia dónde se dirigen sus presas. Para probar esto en el laboratorio, diseñaron un experimento que reflejaba de cerca la situación de un murciélago cazando en la naturaleza.

De esa manera, los investigadores entrenaron a varios murciélagos para que permanecieran quietos y rastrearan insectos. El equipo registró la ecolocalización y movimiento de sus cabezas a medida que cambiaban dónde se movían los insectos y con qué rapidez. También agregaron ciertos obstáculos para que los ecos fueran interrumpidos.

«Diseñamos modelos matemáticos para probar los datos y se nos ocurrieron diferentes hipótesis de lo que podrían estar haciendo los murciélagos», dijo la coautora Clarice Anna Diebold.

Luego de varias pruebas, el equipo concluyó que los murciélagos estaban usando la información para anticipar la posición de los insectos.

«Creemos que los murciélagos usan tanto la información de velocidad del tiempo de los ecos como el movimiento de su cabeza», dijo la co-primera autora Angeles Salles, becaria postdoctoral. «Cuando probamos este modelo con nuestros datos, vimos que encajaba muy bien».

Según los investigadores, los hallazgos pueden aplicarse a cualquier animal que rastree los sonidos en movimiento. Esto incluye a las personas, como los ciegos, que usan clics y golpes de bastón para moverse entre obstáculos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *