Diente perdido de un neandertal revela desconocido vínculo con humanos modernos

Publicado el
Diente perdido de un neandertal revela desconocido vínculo con humanos modernos

Representación artística de sapiens y neandertalis / Kennis and Kennis/MSF/SPL

Hace aproximadamente 100 años la reconocida arqueóloga Dorothy Garrod encontró en la cueva Shukbah (Palestina) un diente fosilizado. Ahora, un nuevo estudio del molar señala una relación desconocida entre los neandertales y los humanos modernos. El estudio fue publicado en Scientific Reports.

Diente perdido

Durante cincuenta años el descubrimiento estuvo perdido en una colección privada. Luego, a principios de siglo, el diente terminó en el Museo Británico de Historia Natural. Al observarlo de cerca, los investigadores se percataron que probablemente era de un joven neandertal, de una edad entre 7 y 12 años.

Hasta la fecha, el diente de Shukbah es el ejemplo más meridional de la presencia neandertal en Arabia. La cueva, de hecho, está ubicada a solo unos 400 km de El Cairo, Egipto. Además, las herramientas de piedra asociadas excavadas cerca parecían muy modernas.

Cuando Garrod encontró el diente en 1928, inmediatamente sospechó que era de un neandertal, pero debido a que se perdió, la afirmación nunca se verificó. Otros artefactos asociados que desenterró de la cueva de Shukbah, incluidas escamas, puntas y herramientas retocadas, también se separaron y dispersaron.

Nuevo análisis

Reanalizando el diente y estas herramientas, los investigadores del Museo Británico confirmaron que el molar pertenecía, a un niño neandertal de aproximadamente 9 años. Las herramientas de piedra excavadas cerca de este niño Neandertal parecen haber sido hechas mediante un método de tallado en piedra el cual se cree que fue utilizado exclusivamente por Homo sapiens.

Este tipo de tallado se conoce como técnica nubia Levallois. Su presencia en el sur de Arabia durante el Paleolítico supone una marca de la expansión del Homo sapiens fuera de África.

Diente de neandertal perdido / Trustees of the Natural History Museum, London/Blinkhorn, et al., 2021

Como tal, en otras excavaciones en la región simplemente se asumió que la presencia de herramientas nubias Levallois fueron hechas por Homo sapiens. Incluso al encontrar restos humanos fosilizados cerca.

Pero existe otra explicación. El área en la que Garrod excavó contiene una concentración relativamente alta de sitios de cuevas con restos de antiguas sociedades de homínidos. A lo largo de los años, descubrimientos en este importante centro han revelado un paisaje habitado tanto por neandertales como por Homo sapiens.

En ese sentido, la técnica Levallois podría haber sido adoptada por los neandertales que se mudaron desde Europa más al sur. De manera que, dicho método pudo haber sido utilizado tanto por los neandertales como por el Homo sapiens al mismo tiempo.

Distinción borrosa

La importancia de esta investigación radica en que considerar la presencia de herramientas de piedra para determinar si el sitio estaba conectado a neandertales o a Homo sapiens sería insuficiente.

La tecnología de herramientas de piedra de las cuevas de Shukbah comparte amplias características con otros hallazgos del Paleolítico medio-tardío relacionados a los neandertales. Sin embargo, los autores dicen que la técnica Nubia Levallois estaba clara en algunos especímenes.

“Esta es la primera vez que se encuentran en asociación directa con fósiles de neandertal”, dice el arqueólogo Jimbob Blinkhorn. “Esto sugiere que no podemos establecer un vínculo simple entre esta tecnología y el Homo sapiens”, añade.

El hallazgo no es una prueba de si los neandertales crearon las herramientas utilizando dicho método, pues podrían haber sido un bien que valía la pena compartir. Y ello es suficiente para usar esa tecnología y distinguir una presencia humana específica.

La expansión de los neandertales en el sur de Arabia a menudo se limita a los bosques. No obstante, la cueva Shukbah podría haber representado una fase de transición entre estas áreas y paisajes más áridos en el sur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.