Dos momias egipcias encontradas en 1615, finalmente pudieron revelarnos sus secretos

Publicado el
Dos momias egipcias encontradas en 1615, finalmente pudieron revelarnos sus secretos

Momias retrato con joyas y ornamentos / Zesch et al. PLOS One

En 1615, un compositor italiano llamado Pietro Della Valle, hizo una peregrinación a Tierra Santa y terminó viajando por Egipto. Ahí se enteró de dos momias retrato envueltas en estuco, un hombre y una mujer, descubiertas por los lugareños en Saqqara. Después de pasar por varios propietarios, las momias terminaron en Dresde en Alemania y ahora se les ha podido estudiar a detalle.

Ahora, los científicos, liderados por la antropóloga y egiptóloga Stephanie Zesch del Museo Reiss Engelhorn en Mannheim, han escaneado los restos por tomografía computarizada (CT). Los detalles del estudio aparecen en la edición en línea de la revista PLOS One.

Las momias 

Ambas momias, así como una tercera en exhibición en Egipto, representan las únicas «momias de retratos envueltas en estuco» que se conocen de Saqqara. A diferencia de otras, que fueron enterradas en ataúdes, estos individuos fueron colocados sobre tablas de madera, envueltos en una tela y una mortaja y decorados con yeso 3D, oro y un retrato de cuerpo entero.

Ahora, las tomografías computarizadas revelan que al menos una de estas tres momias estaba enterrada con órganos, incluso el cerebro. Además, las dos mujeres fueron enterradas con hermosos collares, encontraron los investigadores.

Las tomografías computarizadas también mostraron que después de la muerte, sus momias fueron enterradas con artefactos que probablemente se consideraron útiles en la otra vida, incluidas monedas. Según la creencia de aquel entonces (período romano tardío – 30 a. E.C. a 395 d. E.C.), las monedas estaban destinadas a Caronte, la deidad romana y griega que se cree que transportaba almas a través del río Estigia.

Las CT también revelaron varios problemas médicos, como artritis en la mujer, a pesar de morir jóvenes. Lamentablemente, los investigadores no han podido determinar la causa de la muerte de los individuos.

Los descubrimientos 

Por ejemplo, el estudio reveló que el hombre murió entre las edades de 25 y 30 años. Medía unos 164 centímetros de altura, tenía dos dientes permanentes y varias caries. Algunos de sus huesos estaban rotos, probablemente porque alguien lo desenvolvió poco después del descubrimiento de la momia, escribieron los investigadores.

Si bien el cerebro no llegó a conservarse, no hay evidencia de que se haya extraído por la nariz. Tampoco se utilizaron muchas sustancias para embalsamar. En cambio, estaba envuelto y pintado. Dos objetos metálicos encontrados durante la tomografía computarizada son probablemente sellos del taller de momificación que manipuló sus restos.

El cerebro de la mujer tampoco se conservó, pero el de la adolescente sí (se había encogido, pero el cerebro y el tronco encefálico aún eran identificables). Además, los otros órganos internos del adolescente también estaban presentes.

La mujer medía unos 151 cm de altura, y murió entre los 30 y 40 años, aunque tenía artritis avanzada en la rodilla izquierda. La adolescente, que llevaba una horquilla, según la tomografía computarizada, murió entre los 17 y los 19 años y medía 156 cm de altura. Además, tenía un tumor benigno en la columna conocido como hemangioma vertebral, que es más común en personas mayores de 40 años.

Ambas mujeres fueron enterradas con múltiples collares. Estos trabajados sudarios podrían significar que los individuos momificados pudieron ser miembros de la clase socioeconómica más alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *