Luego de un año en el espacio, la expresión génica de Scott Kelly ha cambiado

5

El 1 de marzo de 2016, el astronauta estadounidense Scott Kelly regresó a la Tierra después de pasar un total de 340 días a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Como parte del objetivo de la NASA de enviar astronautas en vuelos espaciales de larga duración a Marte y más allá, esta estancia sin precedentes en el espacio fue diseñada para probar el límite de la resistencia humana en un entorno de microgravedad.

También conocido como Estudio de Gemelos, este experimento consistió en que Kelly pasara casi un año en el espacio, mientras que su gemelo idéntico (Mark Kelly) permaneció en la Tierra.

Desde el regreso de Kelly, los dos han sido sometidos a exámenes médicos para ver qué efectos a largo plazo ha tenido la microgravedad en el físico de Scott Kelly. Los resultados finales de esta prueba, que se acaban de publicar, revelan que Scott experimentó cambios a nivel genético.

El estudio fue realizado por el Programa de Investigación Humana de la NASA, y los hallazgos preliminares fueron publicados en su Taller de Investigadores en la semana del 23 de enero de 2017.

Según estos hallazgos, Scott Kelly mostró indicios de inflamación, cambios en los telómeros y la telomerasa (partes del sistema cromosómico relacionado con el envejecimiento), una disminución de la densidad ósea y cambios gastrointestinales, todos los cuales se esperaban.

Como informó la NASA en sus hallazgos preliminares:

“Al medir grandes cantidades de metabolitos, citocinas y proteínas, los investigadores descubrieron que los vuelos espaciales están asociados con estrés por falta de oxígeno, aumento de inflamación y cambios drásticos de nutrientes que afectan la expresión génica … Después de regresar a la Tierra, Scott comenzó a readaptarse a la gravedad de la Tierra .

La mayoría de los cambios biológicos que experimentó en el espacio volvieron rápidamente a casi el estado en que se encontraban antes del vuelo. Algunos cambios volvieron a la línea de base en unas horas o días después del aterrizaje, mientras que algunos persistieron después de seis meses “.

Al mismo tiempo, el estudio tuvo en cuenta los posibles cambios genómicos y cognitivos entre los dos hermanos.

Estos hallazgos fueron aclarados recientemente por la NASA, que indicó que el 93 por ciento de los genes de Scott Kelly volvieron a la normalidad después de que regresó a la Tierra, mientras que no pasó lo mismo son el 7 por ciento restante.

Esto fue atribuido a “los cambios a largo plazo en los genes relacionados con su sistema inmune, la reparación del ADN, las redes de formación ósea, la hipoxia y la hipercapnia”.

En otras palabras, además de los efectos bien documentados de la microgravedad, como la atrofia muscular, la pérdida de densidad ósea y la pérdida de la visión, Scott Kelly también experimentó efectos en la salud causados ​​por una deficiencia en la cantidad de oxígeno que pudo llegar a sus tejidos, un exceso de CO2 en los mismos, y efectos a largo plazo acerca de cómo su cuerpo puede mantenerse y repararse a sí mismo.

Al mismo tiempo, el informe indicó que Scott Kelly no experimentó cambios significativos en lo que respecta al rendimiento cognitivo.

Los hallazgos preliminares abordaron esto, indicando que Scott mostró una ligera disminución en la velocidad y precisión cuando se sometió a pruebas de rendimiento cognitivo en comparación con su hermano.

Esta disminución fue más pronunciada cuando aterrizó por primera vez, pero se atribuyó al reajuste a la gravedad de la Tierra.

Mathias Basner -un profesor de la Universidad de Pensilvania, Filadelfia, que estuvo a cargo de realizar las pruebas- tampoco encontró diferencias reales en la cognición entre las misiones de 6 meses y 12 meses.

Esto es especialmente importante ya que las estancias típicas a bordo del ISS duran seis meses, mientras que las misiones a largo plazo a Marte tomarían de 150 a 300 días, dependiendo de la alineación de los planetas y la velocidad de la nave espacial.

Un viaje de ida y vuelta a Marte, así como el tiempo que se pase en el entorno de baja gravedad de Marte (37.6 por ciento del de la Tierra), podría tomar varios años.

Como tal, el Estudio de Gemelos fue intrínseco a los esfuerzos de la NASA para prepararse para su propuesto “Viaje a Marte”, que se espera que tenga lugar en algún momento de la década de 2030.

Estos y otros estudios que se llevan a cabo a bordo del ISS buscan determinar cuáles serán los efectos a largo plazo en la salud de los astronautas y cómo pueden mitigarse.

El Estudio de Gemelos de la NASA fue el resultado de una asociación entre 10 investigaciones individuales, 12 colegios y universidades, laboratorios biomédicos de la NASA y el Consorcio del Instituto Nacional de Investigación Biomédica Espacial.

La estancia de Scott Kelly en el espacio y el Estudio de Gemelos también serán el tema de un documental de la PBS titulado “Más allá de un año en el espacio”. Pueden ver el trailer aquí:

Este artículo fue publicado originalmente en Science Alert por Matt Williams

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

5 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: