El barrio en que te criaste podría afectarte a nivel epigenético

Publicado el
El barrio en que te criaste podría afectarte a nivel epigenético

Basta transitar un día algunas de los distritos o calles más precarios para observar que los niños que se crían en este ambiente son propensos a desarrollar distintos tipos de enfermedades (respiratorios, cutáneos, infecciones) durante toda su vida.

Parece ser casi una obviedad decir aquello que quienes se han criado en zonas con altas tasas de pobreza y poca salubridad pública, recibirán menores defensas de los que se nacieron en barrios acaudalados. Sin embargo, es importante explicarlo de manera científica.

Hay varias respuestas, y esta semana en un artículo de The Conversation detallan una investigación donde se analiza la regulación génica o “epigenética”, cuyo concepto es la capacidad que tiene el cuerpo humano en activar o desactivar distintos genes a lo largo del tiempo.

«La regulación génica o «epigenética» es el proceso de activar o desactivar genes. Es una parte importante de cómo se desarrollan nuestros cuerpos con el tiempo. Por ejemplo, cierto grupo de genes se activa para aumentar la producción de hormonas durante la pubertad. Llamamos al conjunto de formas en que sus genes están regulados su «epigenoma«. – mencionan. 

El epigenoma está compuesto por una serie de proteínas y elementos químicos que durante la vida van modificando no solo nuestros genes sino segmentos del ADN que pueden ser transmitidos a la siguiente generación. 

Basta una razón para preocuparse en este tema: activar genes ocultos en edad adulta puede tener efectos devastadores como la aparición de tumores cancerígenos y, por otro lado, la desactivación de estos también pueden comprometer con el desarrollo físico de la persona.

Una explicación clara se puede revisar en un artículo de la BBC de hace un par de años y en un conversatorio a modo de mesa redonda bajo el título de ‘Qué es la epigenética y cómo afecta a nuestra salud‘ (2019) realizada por Casa de América. 

En la actualidad, para demostrar que criarse en un vecindario hostil y con pocos recursos está relacionado con la epigenética, una investigación reciente realizada por el Departamento de Psicología y Neurociencia de la universidad Duke y publicada en el Jama Network Open analizó alrededor de 2 000 niños nacidos en Inglaterra y Gales entre 1994 y 1995 cuyo seguimiento se ha realizado durante dos décadas.

A partir de una serie de datos del gobierno local y también la justicia penal – incluso en los últimos años utilizaron la tecnología de Google Street View – compararon datos epigenéticos con miembros del mismo estudio cuando tenían 18 años.

Los resultados: se encontró que los niños que crecieron en barrios más desfavorecidos tenían problemas en regular sus genes vinculados al desarrollo de un cáncer al pulmón, al encontrarse más expuestos al humo del cigarrillo y a la contaminación ambiental de su propio vecindario.

Un patio de juegos en un barrio en Inglaterra.

«La investigación nos recuerda lo importante que es cómo la geografía y los genes trabajan juntos para dar forma a nuestra salud», indica Avshalom Caspi, profesor de psicología y neurociencia de Edward M.Arnett en Duke y principal investigador del estudio.

Este dato se comparó con aquellos que no fumaban desde temprana edad y residían en barrios con aire más limpio.

La conclusión es que distintos cambios epigenéticos en las personas pueden generar mayor riesgo a desarrollar un cáncer de pulmón, especialmente si han sido expuestos desde niños a la exposición del humo del cigarrillo y mayor contaminación del aire.

El estudio solo declara conclusiones a partir de esta muestra, así que no considera que sea un patrón comprobable en todas las situaciones y tampoco se ha afirmado que sean únicamente por estas razones que existen diferencias epigenéticas. Es algo que continuaremos investigando”, indican con reserva.

Sin embargo, esta investigación nos recuerda no solo la importancia que tiene el desarrollo correcto de nuestros genes y cómo podría activarse o no dependiendo de factores como lugar de residencia, hacinamiento, calidad del aire, nutrición infantil, e incluso relaciones interpersonales.

Un tema de interés y que necesita seguir siendo analizado por la comunidad científica, especialmente en esta época de pandemia.

Fuente: TheConversation, BBC

Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *