El caballo sin cabeza: ritual funerario pretendía que el caballo acompañe a su jinete en el más allá

Publicado el
El caballo sin cabeza: ritual funerario pretendía que el caballo acompañe a su jinete en el más allá

(State Office for the Preservation of Monuments in the Regional Council of Stuttgart/ F. Damminger)

Arqueólogos hallaron, en el sur de Alemania, los restos de un caballo sin cabeza enterrado junto a su jinete hace 1400 años. Aunque no se sabe porqué habría sido decapitado el animal, es probable que el dueño sirviera a los reyes de la dinastía merovingia. Estos eran germanos que gobernaron Europa central del siglo V al siglo VIII d.C.

El hombre «estaba en la parte alta de la «cadena de mando» con los reyes merovingios. Esto significaba que estaba obligado a participar en las campañas del rey«, dijo Folke Damminger, arqueólogo a cargo de la investigación.

«Como miembro de la élite local, lo más probable es que fuera el jefe de una familia campesina compuesta por su familia y sus sirvientes. Sin embargo, el hombre no era realmente un agricultor, ya que otros trabajadores pueden haber realizado gran parte de la agricultura».

Damminger explica que es probable que la decapitación del caballo fuera parte de la ceremonia del entierro. Al parecer, el caballo fue colocado cerca a su dueño como un «bien funerario», es decir, para que acompañe y sirva a su dueño en el más allá.

¿Qué pasó con la cabeza?

Los miembros de su familia habrían querido retratarlo como una persona rica e importante para poder beneficiarse de su estatus. «Una de las funciones de esta ceremonia fue la ‘puesta en escena’ del difunto en su antiguo estado y riqueza como un reclamo de sus sucesores para mantener este estado«.

Las excavaciones continúan en el antiguo cementerio de la ciudad de Knittlingen y, hasta el momento la cabeza del caballo no ha sido encontrada. No obstante, los arqueólogos descubrieron los restos de varias otras personas, que vivieron aproximadamente al mismo tiempo que este jinete.

Algunos de ellos fueron enterrados con ricos ajuares funerarios, como una mujer enterrada con un broche de oro. Algunos de los hombres fueron enterrados con armas como espadas, lanzas, escudos y puntas de flecha.

Ice cores in large pipes
Este «broche de disco de oro», encontrado en la tumba de una mujer joven de la élite, se dice que «refleja la moda del siglo VII». (Folke Damminger / Landesamt für Denkmalpflege Baden-Württemberg im Regierungspräsidium Stuttgart)

Los arqueólogos continuarán investigando el entierro del caballo sin cabeza y excavarán otras tumbas en el cementerio. Damminger indicó que el equipo está en proceso de excavar y restaurar el ajuar funerario del hombre misterioso. Los especialistas también esperan realizar un trabajo antropológico futuro de los huesos y dientes del hombre para conocer su salud, por qué murió y qué edad tenía cuando pereció.

Es importante mencionar que los merovingios se distinguían por la longitud de su cabello, lo que les valió el apodo de «reyes de pelo largo». Además, se dice que si a un merovingio le cortaban el pelo, este no podía gobernar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.