El calor extremo podría estar afectando los nacimientos prematuros, sugiere estudio

Publicado el
El calor extremo podría estar afectando los nacimientos prematuros, sugiere estudio

Los embarazos podrían estar complicándose debido a las temperaturas altas. / Robotitus/Playground

El calor extremo se presenta como uno de los impactos más invisibles del cambio climático, hasta que se le analiza en retrospectiva. Una investigación publicada en JAMA Network Open ha encontrado que los nacimientos prematuros se vuelven ligeramente más frecuentes durante las olas de calor más largas y extremas.

El estudio analizó 53 millones de nacimientos a lo largo de 25 años en los Estados Unidos. Liderado por la epidemióloga Lyndsey Darrow de la Universidad de Nevada, el equipo examinó registros nacionales de nacimientos entre 1993 y 2017 en las 50 áreas metropolitanas más pobladas del país. Durante este período, las olas de calor en EE.UU. se han vuelto un 24% más intensas y ocurren el doble de veces que en la década de 1960.

El análisis excluyó las áreas rurales no reflejadas en los datos y encontró que las tasas diarias de nacimientos prematuros (entre 28 y menos de 37 semanas de gestación) y nacimientos tempranos (37 a menos de 39 semanas) aumentaron ligeramente a medida que las temperaturas locales se elevaban, especialmente entre los grupos socioeconómicos más bajos

Correlación  

Aunque este estudio observacional no puede determinar causas directas, las asociaciones se hicieron más fuertes a medida que las temperaturas aumentaban y las olas de calor se prolongaban entre cuatro y siete días. Este efecto fue consistente independientemente de si las olas de calor se definían por las temperaturas medias, los mínimos nocturnos o los máximos diarios.

Investigaciones previas ya habían vinculado las olas de calor prolongadas con aumentos en hospitalizaciones, suicidios y muertes. Se estima que casi 62,000 personas murieron por causas relacionadas con el calor durante el verano europeo de 2022, la temporada más calurosa registrada en la región. 

Por otro lado, para 2080, se predice que las principales ciudades de EE. UU. y Australia podrían registrar al menos cuatro veces el número de muertes debido al aumento de las temperaturas. 

Poblaciones vulnerables 

Sin embargo, los efectos del calor extremo en las personas embarazadas o en quienes intentan concebir han sido menos estudiados. La investigación de Darrow y su equipo es el estudio más grande hasta la fecha sobre calor extremo y nacimientos prematuros, pero solo abarca a los EE. UU. 

El acceso a viviendas con aire acondicionado confiable, la capacidad de evitar trabajos físicamente exigentes en condiciones de calor y las condiciones de salud preexistentes también pueden haber influido en el riesgo individual de calor para las mujeres embarazadas.

No solo las olas de calor breves afectan los embarazos. Las largas jornadas de temperaturas por encima del promedio también pueden tener un impacto. Un metaanálisis de 2020 de 70 estudios en todo el mundo encontró que el calor acumulado durante todo el embarazo también aumenta el riesgo de tener un parto prematuro.

A pesar de que el análisis de Darrow no incluyó la humedad, un factor crítico en la intolerancia al calor, observaron que los días calurosos en el 2.5% superior de las temperaturas promedio para las áreas locales afectaban tanto a las zonas frescas y secas como a las partes cálidas y húmedas de EE. UU.

Con esta nueva evidencia, las autoridades deben estar mejor preparados para responder a las olas de calor, abordando las causas raíz y adoptando estrategias adaptativas para reducir sus efectos a nivel de ciudades, vecindarios y hogares individuales. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *