El coronavirus tiene un «punto débil» que podría ser usado en su contra

Publicado el
El coronavirus tiene un «punto débil» que podría ser usado en su contra

El nuevo coronavirus tiene una debilidad en una de sus proteínas de pico / Pixabay

La lucha por derrotar la COVID-19 tiene una nueva información clave. Según una investigación publicada en ACS Nano, el coronavirus SARS-Cov2 tiene una vulnerabilidad en una de sus proteínas. Esta debilidad podría ser explotada para crear un potencial tratamiento relativamente simple.

Como se sabe, el coronavirus de Wuhan utiliza una proteína de pico para adherirse a las células huésped y posteriormente infectar todo el cuerpo. La reproducción desmedida de este virus es lo que causa la enfermedad COVID-19.

El secreto del coronavirus

Ahora, los científicos Mónica Olvera de la Cruz y Baofu Qiao de la Universidad de Northwestern (UN), han utilizado simulaciones a nivel nanométrico y han descubierto un sitio cargado positivamente (conocido como sitio de escisión polibásico) ubicado a 10 nanómetros del sitio de unión real en la proteína de pico.

El sitio cargado positivamente permite una fuerte unión entre la proteína del virus y los receptores de células humanas cargados negativamente. Y, aprovechando este descubrimiento, los investigadores han diseñado una molécula cargada negativamente para unirse al sitio de escisión cargado positivamente.

El bloqueo de este sitio impide que el virus se una a la célula huésped. “Nuestro trabajo indica que bloquear este sitio de escisión puede actuar como un tratamiento profiláctico viable que disminuye la capacidad del virus para infectar a los seres humanos”, dijo Olvera.

“Nuestros resultados explican los estudios experimentales que muestran que las mutaciones de la proteína de pico del SARS-CoV-2 afectaron la transmisibilidad del virus”, añadió la también Profesora de Ciencia e Ingeniería de Materiales en la Escuela de Ingeniería McCormick de la UN.

Información inesperada

Compuestos por aminoácidos, los sitios de escisión polibásica del SARS-CoV-2 han permanecido esquivos desde que comenzó el brote de COVID-19. Pero investigaciones anteriores indican que estos misteriosos sitios son esenciales para la virulencia y la transmisión.

El trabajo de Olvera de la Cruz y Qiao descubrió que el sitio de escisión polibásico se encuentra a 10 nanómetros de los receptores de células humanas. Este hallazgo está proporcionando información inesperada.

“No esperábamos ver interacciones electrostáticas a 10 nanómetros”, dijo Qiao. “En condiciones fisiológicas, todas las interacciones electrostáticas ya no ocurren a distancias superiores a 1 nanómetro”, añadió.

Por su parte, la profesora Olvera de la Cruz dijo que la función del sitio de escisión polibásica sigue siendo esquiva. “Sin embargo, parece ser escindido por una enzima (furina) que abunda en los pulmones, lo que sugiere que el sitio de escisión es crucial para la entrada del virus en las células humanas”, añadió.

Continua batalla

Con esta nueva información, el par de científicos planea trabajar con los químicos y farmacólogos de la UN para diseñar un nuevo fármaco que pueda unirse a la proteína de pico. Si lograsen tener éxito, la humanidad tendría una herramienta más para combatir la pandemia.

Cada día que pasa conocemos más sobre el nuevo coronavirus. La semana pasada aprendimos que utilizar mascarilla puede reducir la gravedad de la infección. Además, aquellos que sufrieron de un resfrío previo podrían tener “una ayudadita” en caso se contagien de SARS-Cov2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.