El deshielo ha revelado antiguas flechas y herramientas de caza en Noruega

Publicado el
El deshielo ha revelado antiguas flechas y herramientas de caza en Noruega

Flecha de 1300 años descubierta en el deshielo de Langfonne / Ciudad de Innlandet

Un equipo de arqueólogos ha descubierto antiguas flechas y herramientas de caza de renos gracias al deshielo en Noruega. Los hallazgos se remontan a unos 6.000 años, según la datación por radiocarbono. Los detalles de la investigación fueron publicados en Holocene.

Como se sabe, el alza de las temperaturas globales está causando deshielos. Estos a su vez, permiten que los arqueólogos realicen descubrimientos de objetos que yacían debajo de parches estáticos de hielo. A diferencia de los glaciares, estos bloques de hielo no rompen los objetos al moverse.

Tesoro congelado

Los posibles descubrimientos fueron tan importantes que el grupo de investigadores mantuvo la ubicación del sitio, el bloque de hielo Langfonne en las montañas de Jotunheimen, en secreto durante años. No fue hasta que se recuperaron todos los artefactos, que se ha dado a conocer el nombre del lugar.

Las fechas de los hallazgos se extienden desde la Edad de Piedra hasta el período medieval, con diferentes patrones en diferentes períodos de tiempo. La mayoría de las flechas son de las eras del Neolítico tardío (2400-1750 a. E.C.) y de la Edad del Hierro tardía (550-1050 d. E.C.).

Entender los hallazgos y reconstruir la historia del área es una tarea complicada. Los investigadores tuvieron que tener en cuenta muchos factores diferentes: el movimiento del hielo y el agua de deshielo, el impacto de los vientos y la exposición, etc.

“Es importante tener en cuenta que los parches de hielo no son sus sitios arqueológicos habituales”, escribe el arqueólogo Lars Pilø, del Departamento de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Innlandet en Noruega.

“Están situados en las montañas altas en un ambiente frío y hostil. Las fuerzas de la naturaleza están en una escala muy diferente aquí arriba que en los sitios arqueológicos normales en las tierras bajas”. Por eso, es probable que estas condiciones ya hayan movido la mayoría de los artefactos del sitio, aunque otros todavía permanecen.

Langfonne

La forma en que se han aplastado algunas de las flechas sugiere que los parches de hielo se mueven con más regularidad de lo que se pensaba anteriormente. Estamos aprendiendo más sobre cómo funciona el clima, incluso cuando no lo estamos gestionando adecuadamente.

Langfonne tiene ahora menos de un tercio del tamaño que tenía hace 20 años y se ha dividido en tres secciones separadas. Se estima que hay alrededor del 10% de la capa de hielo aquí que en la Pequeña Edad de Hielo (desde la Siglo XV al XX).

Se requiere un trabajo de detective para descubrir cómo la condición y la ubicación de estos hallazgos apuntan a los movimientos del hielo, los renos y las personas. Los investigadores creen que la caza de renos se intensificó justo antes de la era vikinga (año 800 d.C.), pero todavía hay mucho que aprender.

“El estudio proporciona el primer marco cohesivo para comprender cómo los hallazgos arqueológicos del hielo se ven afectados por los procesos naturales”, dijo Pilø. “… y, a su vez, de qué manera podemos interpretarlos”, finalizó.

La arqueología está constantemente descubriendo objetos fascinantes sobre nuestros antepasados. Hace unas semanas un equipo de arqueólogos lituanos descubrió los restos de un soldado medieval que aun tenía su armadura y espada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *