El primer fósil conocido de un cráneo de denisovano fue encontrado en una cueva siberiana

0

Restos fosilizados del tamaño de la palma de una mano son parte del primer cráneo de denisovano que se haya encontrado. Esta es una contribución de gran importancia a las pocas muestras conocidas de una de las ramas más oscuras del árbol genealógico hominini.

Descubierto en dos lugares diferentes en la cueva Denisova de Siberia en agosto del 2016, el hallazgo se une a solo un puñado de fósiles fragmentarios de estos misteriosos y extintos homínidos. El ADN mitocondrial, un tipo de material genético típicamente heredado de la madre, extraído del cráneo lo identificó como denisovano, así lo informó el paleoantropólogo Bence Viola el 28 de marzo en la reunión anual de la Asociación Americana de Antropólogos Físicos.

Se sabe muy poco acerca de los denisovanos, una rama extinta de los homínidos que era un grupo hermano de neandertales. Solo cuatro denisovanos individuales habían sido identificados previamente, todos de una cueva en Siberia.

El primer denisovano se describió en el 2010 a partir del fragmento de un hueso de dedo meñique, y tres más se identificaron a partir de los dientes. Esta nueva pieza de calavera, excavada hace unos tres años en esa misma cueva siberiana, representa a un quinto individuo.

“Es muy bueno que finalmente tengamos fragmentos como este”, dice Viola. “No es un cráneo lleno, pero es un trozo de cráneo. Nos da más. Comparado con el dedo y los dientes, es bueno tenerlo”. Pero, agrega, apenas es un esqueleto completo.

El nuevo descubrimiento consiste en dos fragmentos de conexión desde la parte posterior, el lado izquierdo del hueso parietal, que forma los lados y el techo del cráneo. Juntos, miden unos 8 cm por 5 cm.

Si bien el análisis de ADN demuestra que los restos son de denisovano, son demasiado antiguos para fecharlos con las técnicas de radiocarbono. Viola y sus colegas han comparado los fragmentos con los restos de humanos modernos y neandertales, aunque Viola no está dispuesto a discutir los detalles de lo que aprendieron hasta que se publique el trabajo.

“Esto es emocionante”, dice Chris Stringer, paleoantropólogo del Museo de Historia Natural de Londres, Reino Unido, que no participó en el trabajo pero presentará en la misma sesión de la próxima conferencia sobre denisovanos.

“Por supuesto que es solo un pequeño fragmento pero es muy importante para aumentar la esperanza de que se recuperará material aún más completo”.

Lamentablemente, la nueva pieza no es lo suficientemente grande como para usarla para identificar otros cráneos denisovanos que se encuentran en otros lugares sin información genética que respalde el diagnóstico.

Los investigadores todavía están esperando un hallazgo mayor que probablemente ayudaría a mejorar la recopilación y comprensión de los denisovanos. Piensan que estos homínidos alguna vez vagaron ampliamente en Asia, pero como la mayoría de los fósiles no están lo suficientemente bien conservados para permitir el análisis genético, ha sido difícil identificar a los denisovanos en otros lugares.

En el 2017, algunos investigadores se preguntaron si dos cráneos parciales encontrados en China podrían ser denisovanos, pero esto sigue sin confirmarse. “Debería ser posible ver qué tan bien este nuevo hallazgo coincide con los fósiles chinos, como los de Xuchang, que personas como yo han especulado que podrían ser denisovanos”, dice Stringer.

Fuente: Science Alert.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.