El sistema inmunitario alterado sería la causa de la depresión posparto

Publicado el
El sistema inmunitario alterado sería la causa de la depresión posparto

Cada vez son más las mujeres que se atreven a desromantizar la maternidad y se sienten seguras de contar el torbellino de emociones que implica ser madre y lo difícil que es. Los estudios que validan estas emociones son relativamente recientes, pues históricamente existe desigualdad con respecto a los sujetos de investigación. Dichos estudios indican que el 15% de las mujeres después del parto sufren de depresión.

Esta enfermedad mental repercute, innegablemente, en el bebé, pero aún no sabemos del todo en qué forma. Para poder entender el fenómeno y buscar soluciones, es preciso examinar la raíz del problema. En ese sentido, investigadores del Virginia Commonwealth University, analizaron a 482 mujeres con depresión posparto, estableciendo un vínculo fuerte entre este y el sistema inmunológico de la persona.

«Hay una interacción realmente delicada del sistema inmunológico durante el embarazo», señala el genetista Jerry Guintivano, de la Universidad de Carolina del Norte

Tras observar las muestras sanguíneas de las participantes, descubrieron diferencias significativas en las células B en comparación con aquellas sin la afección (859 controles). Este estudio, llamado de asociación de todo el transcriptoma (TWAS), es el más grande realizado hasta la fecha y, utiliza la secuenciación de ARN en sangre total y células.

Las células B son una parte clave del sistema inmunológico del cuerpo. Se activan cuando el cuerpo identifica objetos extraños produciendo anticuerpos y envían señales proinflamatorias y antiinflamatorias.

Durante el embarazo, el sistema inmune «tiene que prevenir la infección por un resfriado y afinarse para que no reconozca al feto como un cuerpo extraño y lo ataque. Luego, en el período posparto, todas estas hormonas y vías se restablecen para volver a la normalidad».

Producción alterada de células B

En el caso de mujeres con depresión posparto, se encontraron miles de secuencias de codificación para células B, que no se observaron en mujeres sanas. Se demostró que estas diferencias se deben en parte a las variantes de ADN y la regulación genética.

También usaron una técnica genética llamada análisis de vías, que vincula secuencias de codificación con posibles vías fisiológicas las cuales interactúan con las proteínas resultantes. Esta técnica destacó la activación alterada de células B entre aquellas madres con y sin depresión.

«Este es el estudio más grande de su tipo, aunque seguimos sin saber por qué las células B están cambiando. ¿A caso reflejan otro cambio en el cuerpo que causa o es causado por la depresión posparto?»

Comprender ampliamente la condición requerirá de un exhaustivo análisis de múltiples vías. Sin embargo, los resultados proporcionan una muestra grande y diversa; además de pistas sobre cómo el sistema inmunológico podría ser la causa y la solución de la depresión posparto.

Adicionalmente, los investigadores valoran y agradecen a las mujeres que se presentaron como voluntarias para el estudio:

«Las mujeres voluntarias son nuevas mamás que llegaron durante un momento muy crítico cuando sus bebés tenían semanas de edad para participar en exámenes que ayudarán a otras mujeres. Quiero agradecerles eso. Queremos hacer justicia a sus contribuciones con nuestra investigación».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.