Nuevo estudio encuentra que el sistema solar desaparecerá antes de lo pensado

Publicado el
Nuevo estudio encuentra que el sistema solar desaparecerá antes de lo pensado

En 1999, un equipo de científicos predijo que el Sistema Solar llegaría a su fin en al menos un trillón (10^18) de años. Este era el tiempo que calcularon para que las resonancias orbitales de planetas como Júpiter y Saturno desacoplen a Urano. Sin embargo, este estudio omitió algunos factores importantes que podrían perturbar nuestro sistema mucho antes.

Ahora, con ayuda de simulaciones por computadora, otro grupo de investigadores sugiere que el Sistema Solar se disolverá por completo en aproximadamente 100.000 millones (10^11) de años.

El estudio, liderado por el astrónomo Jon Zink de la Universidad de California, fue publicado en The Astronomical Journal.

Arduo trabajo

Físicos y astrónomos llevan años tratando de descifrar qué es lo que sucederá con el Sol y los planetas cuando les llegue el fin. 

«Comprender la estabilidad dinámica a largo plazo del sistema solar constituye una de las búsquedas más antiguas de la astrofísica, que se remonta al propio Newton, quien especuló que las interacciones mutuas entre planetas conducirían tarde o temprano a un sistema inestable», escribieron los autores.

Sin embargo, encontrar una respuesta es más complicado de lo que parece. Cuanto mayor es el número de cuerpos que están involucrados en un sistema dinámico interactuando entre sí, es más complicado predecir qué sucederá con él. Esto se conoce como problema de los n-cuerpos.

Esta complejidad es lo que ha evitado que realicemos predicciones adecuadas sobre lo que sucederá muy en el futuro con nuestro sistema solar. Más allá de los 10 millones de años, perdemos bastante precisión.

Factores relevantes

Uno de los motivos por lo que los modelos anteriores no han sido del todo precisos, es que han omitido algunos factores importantes que podrían perturbar el Sistema Solar y adelantar su final.

En primer lugar, tenemos al Sol. En unos 5.000 millones de años, el astro rey se convertirá en una gigante roja, devorando a Mercurio, Venus y probablemente también la Tierra. Luego, expulsará casi la mitad de su masa en forma de viento estelar. Lo único que quedará será una enana blanca con un 54% de la masa solar actual. Esta pérdida de masa claramente afectará la influencia que tiene sobre los planetas más lejanos como Neptuno, Urano, Saturno y Júpiter.

En segundo lugar, a medida que el Sistema Solar orbita el centro galáctico, otras estrellas podrían acercarse lo suficiente como para perturbar las órbitas de los planetas. Esto sucede una vez cada 23 millones de años.

«Al tener en cuenta la pérdida de masa estelar y la inflación de las órbitas de los planetas exteriores, estos encuentros serán más influyentes», escribieron los investigadores. “Con el tiempo suficiente, algunos se acercarán lo suficiente como para desestabilizar a los planetas restantes”.

El momento de la simulación

Tomando en cuenta los factores mencionados anteriormente, los científicos ejecutaron las simulaciones correspondientes. Estas fueron solo 10, pero permitieron sacar algunas conclusiones importantes. 

En 5.000 millones de años el Sol se convertirá en una enana blanca, devorando Mercurio, Venus y la Tierra. Bajo este escenario, los planetas exteriores tendrán órbitas más grandes pero estables. Esta situación, sin embargo, hará que el sistema sea más susceptible a las perturbaciones por parte de otras estrellas. 

30.000 millones de años después de este evento, tales perturbaciones harán que las órbitas anteriormente estables se vuelvan caóticas. La consecuencia será la pérdida de casi todos los planetas menos uno.

En 50.000 millones de años, las estrellas cercanas seguirán perturbando gravitacionalmente el sistema,  al punto de despojarlo de su último planeta. 

Finalmente, 100.000 millones de años después de que el Sol se haya convertido en una enana blanca, el Sistema Solar ya no existirá. 

Es importante mencionar que este nuevo resultado no está grabado en piedra. Los investigadores resaltan que su estudio depende de las observaciones del entorno galáctico local y otros datos que pueden cambiar. Sin embargo, más allá del resultado, la probabilidad de que la humanidad sobreviva a este tiempo es mínima. 

2 respuestas a «Nuevo estudio encuentra que el sistema solar desaparecerá antes de lo pensado»

  1. Tengo una duda, cuando dice «En 5.000 millones de años el Sol se convertirá en una enana blanca, devorando Mercurio, Venus y la Tierra», ¿las enanas blancas no son mas pequeñas que el sol en este punto de su vida?

    1. Esto es porque antes de ser enana blanca, la cual puede que sea del tamaño de la Tierra o un poco más grande, antes pasa por una etapa en la que ya no tiene combustible para fusionar, que sería el Hidrógeno y el Helio, y esto hace que aumente el volumen de la estrella adquiriendo un gran tamaño, tornándose una gigante roja, roja porque es fría debido a la falta de combustible, y en ese punto es seguro que va a devorar a mercurio y a venus, y hay gran probabilidad de que devore a la Tierra, luego de eso, va a expulsar gran parte de su masa a través de vientos solares muy intensos y se quedará con el 54% de la masa solar actual convirtiéndose en una enana blanca y fría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *