El Sol pudo haber comenzado su vida con un compañero binario

Publicado el
El Sol pudo haber comenzado su vida con un compañero binario

Representación artística (M. Weiss)

Un equipo de astrónomos sugiere que el Sol pudo haber tenido un compañero binario de masa similar en sus inicios.

De confirmarse, la presencia de un compañero estelar nos ayudaría a entender cómo se formó la nube de Oort y el hipotético Planeta Nueve.

Los resultados del estudio, realizado por científicos de la Universidad de Harvard, fueron publicados en Astrophysical Journal Letters.

Nube de Oort

Según el Dr. Avi Loeb, la existencia de un compañero binario estelar podría explicar la formación de la nube de Oort tal como la observamos hoy.

La nube de Oort es una nube esférica poblada por cometas y rocas en los límites exteriores del sistema solar. A diferencia de los planetas y asteroides del sistema solar interior, que se encuentran en un solo disco plano alrededor del Sol, la nube de Oort tiene forma de esfera hueca que envuelve todo el sistema solar.

Sistema solar, desde el interior hasta la nube de Oort. (Wikimedia Commons)

La teoría popular asocia la formación de la nube de Oort con los escombros que quedaron de la formación del sistema solar y sus vecinos. Estos habrían sido esparcidos por los planetas a grandes distancias y algunos fueron intercambiados entre las estrellas.

Sin embargo, un modelo binario podría ser la pieza que falta en el rompecabezas. Según Amir Siraj, estudiante de Harvar, esto no debería sorprender demasiado.

“Los modelos anteriores han tenido dificultades para producir la proporción esperada entre los objetos de disco dispersos y los objetos externos de la nube de Oort. El modelo de captura binaria ofrece una mejora y un refinamiento significativos, lo que es aparentemente obvio en retrospectiva: la mayoría de las estrellas similares al sol nacen con compañeros binarios”, explicó Siraj.

Si la nube de Oort hubiese sido capturada con la ayuda de un compañero estelar temprano, las implicaciones para nuestra comprensión de la formación del sistema solar serían significativas.

“Los sistemas binarios son mucho más eficientes para capturar objetos que las estrellas individuales”, dijo Loeb. “Si la nube de Oort se formó como se observa, implicaría que el sol de hecho tenía un compañero de masa similar que se perdió antes de que el sol dejara su cúmulo de nacimiento”.

Más allá de redefinir la formación del sistema solar, de confirmarse que la nube de Oort fue capturada podría responder preguntas sobre los orígenes de la vida en la Tierra.

“Los objetos en la nube exterior de Oort pueden haber jugado un papel importante en la historia de la Tierra, como posiblemente llevar agua a la Tierra y causar la extinción de los dinosaurios”, dijo Siraj. “Es importante comprender sus orígenes”.

Planeta Nueve

El modelo planteado por Loeb y Siraj también tiene implicaciones en los orígenes del misterioso Planeta Nueve.

“El enigma no solo se refiere a las nubes de Oort, sino también a los objetos transneptunianos extremos, como el potencial Planeta Nueve”, dijo Loeb. “No está claro de dónde vinieron, y nuestro nuevo modelo predice que debería haber más objetos con una orientación orbital similar al Planeta Nueve”.

Es importante mencionar que tanto la nube de Oort como el hipotético Planeta Nueve están muy lejos del Sol. Esta situación representa un gran desafío para los investigadores que deseen observar estas estructuras, por lo que necesitarán los mejores instrumentos. El Observatorio Vera C. Rubin en 2021 podría ser una gran opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *