El vórtice polar del Ártico se ha revertido y los científicos están analizando los posibles impactos

Publicado el
El vórtice polar del Ártico se ha revertido y los científicos están analizando los posibles impactos

El Niño prepara la atmósfera para que se produzcan rupturas de vórtices polares. /NOAA, Amy Butler

El vórtice polar ártico, una corriente de aire circulante crucial para la estabilidad del clima en el hemisferio norte, ha invertido su curso, girando ahora en dirección este. Este fenómeno ha capturado la atención de científicos y climatólogos a nivel mundial, quienes se encuentran en una carrera contra el tiempo para determinar las posibles repercusiones que este cambio podría tener en los sistemas climáticos en los próximos meses.

Aunque las inversiones de dirección del vórtice polar no son inusuales, la intensidad de los vientos revertidos y el momento en que esta inversión ha ocurrido, han suscitado preocupación entre la comunidad científica. «Estamos presenciando uno de los reversos más fuertes desde 1979», comentó Amy Butler, científica climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

 

Cambios en el clima

Durante los meses de verano en el hemisferio norte, es común que los vientos circulantes del vórtice se desaceleren y comiencen a girar en dirección este. No obstante, una inversión de oeste a este durante los meses de invierno, como la observada en marzo de 2024, puede tener impactos significativos. 

Este evento se encuentra entre los seis reversos más fuertes registrados, añadiendo un elemento de «drama» a la investigación climática de este invierno, según palabras de Rebecca Lindsey, otra científica climática de NOAA.

El vórtice polar se sitúa en la estratosfera, que se extiende aproximadamente de 6 a 50 kilómetros sobre la superficie del planeta. Aunque la mayoría de los fenómenos meteorológicos que experimentamos ocurren en la troposfera, justo debajo de la estratosfera, los vientos estratosféricos extremos son esenciales para mantener una bolsa de aire frío confinada sobre el Polo Norte.

En ocasiones, ondas atmosféricas conocidas como ondas de Rossby pueden debilitar el vórtice polar, permitiendo que parte de este aire frío se escape. Esto se conoce como un evento de calentamiento estratosférico súbito, el cual puede llevar a olas de frío en la superficie, aunque no siempre.

 

Más estudios

Si bien no es posible analizar completamente las consecuencias de este último reverso del vórtice polar, los científicos ya han observado un aumento significativo en los niveles de ozono sobre el Ártico, el más grande registrado para un mes de marzo. Este incremento en el ozono se debe a que un vórtice polar más débil permite que más ozono fluya hacia los polos y permanezca allí.

Hasta ahora, este significativo reverso del vórtice polar no ha venido acompañado de cambios meteorológicos mayores. Sin embargo, la vista a largo plazo plantea interrogantes sobre cómo el calentamiento global podría alterar el comportamiento del vórtice polar en el futuro. 

Con factores como los patrones de circulación de El Niño y la cobertura de hielo marino jugando un papel importante, los expertos continuarán monitoreando de cerca el vórtice polar y cualquier reverso importante en los años venideros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *